El gobierno municipal baja los tributos y reduce la recaudación en impuestos en unos 350.000 euros

El Pleno aprueba la modificación de las ordenanzas fiscales en el IBI, IAE y 'sello del coche' «para incentivar la economía circular»

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

«En Molina se empiezan a bajar los impuestos y eso es un hito histórico», señaló la alcaldesa, Esther Clavero, al cierre ayer del debate del Pleno en el que se aprobaron modificaciones en varias ordenanzas fiscales. Representarán una bajada de la presión fiscal de cara a 2018, estimándose el impacto económico en unos 350.000 euros.

Las ordenanzas modificadas establecen reducciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), en la tasa de actividad y apertura, y en el Impuesto de Construcciones e Instalaciones de Obras (ICIO). Los expedientes salieron adelante con los 13 votos a favor de los concejales del equipo de gobierno y 8 abstenciones de los ediles del PP.

La portavoz de los populares, Sonia Carrillo, dijo que la reducción es «insuficiente y ridícula», reclamando una gestión más eficiente para aplicar una disminución de la presión fiscal que supere los 1,5 millones de euros. «Ahora es el momento», reiteró. La edil dijo que no podían votar a favor porque la bajada no beneficia a la mayoría. Pero tampoco votaron en contra porque apoyan las bonificaciones fiscales que contemplan las ordenanzas.

Los que no llegaron a votar fueron cuatro concejales no adscritos. Abandonaron la sesión a los cinco minutos, denunciando que las ordenanzas son «una estafa» porque no benefician a más del 90% de los ciudadanos. Presentarán una moción para pedir una bajada del IBI y de otros impuestos.

Pedro González, concejal no adscrito, que desde julio forma parte del gobierno, admitió que «nos quedamos un poco cortos» y pidió que se estudien nuevas modificaciones para bajar el IBI. También envió un recado al PP: «No pueden dar lecciones porque en 20 años nunca han bajado los impuestos», dijo el actual concejal de Patrimonio.

El edil de Cambiemos Molina Pedro Jesús Martínez también se dirigió a los populares para remarcar que «si nunca han bajado los impuestos, pocas clases tienen que dar». De igual forma, indicó que la voluntad es seguir reduciendo la presión fiscal, pero acorde con unas actuaciones que quieren mantener y requieren unos gastos.

Más beligerante con los populares se mostró el concejal de Hacienda, responsabilizándolos de no hacer «nada» para evitar la deslocalización de empresas. Y criticó su «hipocresía» porque, a su juicio, «no pueden reclamar una reducción de impuestos que ellos no se plantearon nunca; bien al contrario, incrementaron tipos impositivos».

Familias numerosas

De Haro sostiene que, además de reducir la presión fiscal, los objetivos que persiguen estas modificaciones son el fomento del empleo y «de la economía circular». «Estas ordenanzas están a la vanguardia del fomento del empleo», enfatizó.

En el IBI se recupera la bonificación a familias numerosas, se fomenta el uso de las energías renovables, mediante la bonificación de hasta el 40% durante 3 años, y también se premia la inversión mediante la modificación del tipo impositivo a los huertos fotovoltaicos, situándolo en el 0,60% (antes 0,74%).

En total, la bajada del IBI será de unos 27.590 euros, aunque también debería sumarse lo que se ahorran muchos ciudadanos que tienen terrenos que no se han desarrollado en el planeamiento urbanístico, por lo que ahora pagan IBI rústico en lugar de urbano, un dinero que el sigue devolviendo, según precisó el edil de Hacienda. En cuanto a la modificación de la ordenanza del IAE representará unos 84.000 euros menos para las arcas municipales.

Fotos

Vídeos