Una gala de infarto

La alcaldesa con algunos de los premiados, durante la gala./LV
La alcaldesa con algunos de los premiados, durante la gala. / LV

Un actor que encarnaba a un cargo político finge un ataque cardiaco durante la entrega de los premios al deporte, provocando desconcierto y malestar

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

Un supuesto representante de algún ministerio del Gobierno subió el miércoles al escenario del Teatro Villa de Molina para pronunciar unas palabras durante la Gala de Premios al Deporte, organizada por la Concejalía de Deporte y Salud. En medio del discurso, fingió sufrir un infarto. El público que acudió al evento se encogió. Y del silencio absoluto se pasó a la acción inmediata de algún facultativo médico y de personas que querían ayudar.

O el actor del grupo municipal de teatro era muy bueno o el público congregado muy crédulo. Lo cierto es que se montó cierto revuelo entre los asistentes, provocando muestras de indignación entre algunos asistentes porque en la sala había niños que no terminaban de entender lo que estaba ocurriendo y se mostraron cariacontecidos.

Con todo, al final quedó claro que lo ocurrido formaba parte del espectáculo de la gala y solo era una interpretación, aunque la anécdota no ha sentado bien en algunas esferas. El PP se ha hecho eco de ello, llevando el asunto a la escena política.

Bochorno en el PP

La portavoz popular, Sonia Carrillo, calificó ayer la situación creada de «dantesca y bochornosa», ya que produjo la indignación de parte del público asistente que, según los populares, terminó abandonando el recinto, incluso antes de la entrega de los galardones.

Carrillo carga las tintas directamente contra la alcaldesa, Esther Clavero, que tiene la delegación de Deportes. «Denunciamos la irresponsabilidad de la regidora, al ser conocedora absolutamente de todo lo que estaba sucediendo en el teatro», subraya. Y apostilla que «es lógico que los padres abandonaran el teatro entre quejas y críticas sin recoger los premios, puesto que cualquiera hubiera hecho lo mismo». Para la edil popular, «es lamentable que un acto que se debía haber convertido en la fiesta del deporte local, terminara despertando la indignación de parte de los asistentes».

Reacción desmesurada

Esther Clavero admite que la broma pudo resultar de «mal gusto». Aunque califica la reacción del Partido Popular de «desmesurada e irresponsable». La alcaldesa apostilla que «intentar oscurecer una gala, que el PP dejó perder hace tiempo y ahora hemos recuperado, me parece de una gran irresponsabilidad y evidencia que no está haciendo una política de altura».

Para la regidora, lo importante es «felicitar a todos los galardonados y a todos los deportistas que hacen de Molina de Segura una ciudad mejor». Reiteró que intentar manchar una gala con esta crítica «no merece la pena». E insta al PP «a hacer propuestas que mejoren la vida de los molinenses y a realizar una política responsable».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos