El equipo de gobierno reduce 26 millones de deuda en el último lustro

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

La elaboración de los denominados presupuestos de caja, con los ingresos previstos, y las adjudicaciones de obras y servicios con bajadas de hasta un 40%, son algunas de las claves para que el Consistorio haya amortizado 26.045.031 euros del déficit del Ayuntamiento de Molina de Segura. A finales de 2012 la deuda viva ascendía a 37,1 millones y un lustro después, al cierre del ejercicio pasado, se redujo a 13,6 millones.

La previsión es seguir metiendo la tijera a la deuda y cerrar 2018 con 12,6 millones. Para lograr rebajar otro millón al déficit, la Concejalía de Hacienda avanza que seguirá trabajando en mejorar la recaudación, con las inspecciones del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), plusvalías y cobro de multas.

El concejal de Hacienda, José de Haro, apunta que otra de las claves para rebajar la deuda municipal se debe a que «se ha mejorado notablemente el cobro en vía ejecutiva a las empresas y vecinos morosos». De hecho, el pasado 2017 se cobraron por esta vía 2,3 millones de euros. Otro aspecto que ha influido en la reducción del déficit es la congelación salarial, ya que los sueldos de los empleados públicos apenas han variado en los últimos años. El edil también resalta la «mayor transparencia» en los contratos públicos. Y pone como ejemplo de ello las recientes adjudicaciones de telefonía en el Ayuntamiento, con reducciones de hasta un 65% con respecto a los contratos anteriores.

El saneamiento de las arcas municipales está permitiendo que en la actualidad los proveedores cobren «al contado», subraya el concejal de Hacienda. El periodo medio de pago no pasa de quince días. «La salud económica y financiera del Ayuntamiento es excelente». Sin embargo, desde el Partido Popular critican estos números del equipo de gobierno socialista porque aprobó un crédito de tres millones de euros.

Una 'app' informará en tiempo real del servicio de autobús

La flota de los autobuses urbanos de Molina de Segura se ha reforzado con un nuevo vehículo, que garantiza un menor consumo de combustible y una importante reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera, cuenta con un sistema eléctrico de frenado, que reduce el ruido durante el trayecto, y además se adecua a las nuevas tecnologías con servicio wifi y conexiones USB. El vehículo tiene capacidad para 24 plazas reclinables, todas ellas con cinturón de seguridad, y otras 13 plazas para pasajeros que viajen de pie. El concejal de Movilidad, Antonio López Vidal, recordó que a esta mejora se une la puesto en marcha, «recientemente», de un nuevo servicio de autobús urbano, a través de la línea 3 que conecta Molina de Segura con Altorreal. «En los primeros seis meses de prestación de este nuevo servicio, se han producido 7.494 desplazamientos», precisó el edil. También avanzó que en los próximos meses se implantará un servicio de información a tiempo real, que dotará de dispositivos de geolocalización a los autobuses y una aplicación móvil: «Será una 'app' para la ciudadanía, que dará información de los tiempos de espera, entre otros datos de interés». Esta medida es una de las propuestas del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que «pretende implantar formas de desplazamiento más sostenibles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos