La desaparición de Petra cumple un mes sin avances

Labores de búsqueda a lo largo del río Segura./LV
Labores de búsqueda a lo largo del río Segura. / LV

Los familiares instan a los cuerpos de seguridad a realizar una nueva búsqueda exhaustiva bajo las aguas del río Segura

Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

Un mes de angustia cumplen hoy los familiares de Petra Lara, la vecina de Molina de Segura de 72 años desaparecida el pasado 17 de marzo tras salir de su casa en zapatillas y sin dinero. Los avances en la investigación son lentos y casi siempre llegan a remolque, orientados por los propios familiares, que han sugerido en varias ocasiones a la Policía Nacional cuáles debían ser las cámaras que podrían haber captado a Petra.

Sus orientaciones permitieron los últimos hallazgos a través del visionado de las cámaras de la ciudad, conocidos la semana pasada y que la situaban, minutos después de que saliera de su casa, en la zona de la ermita de la Consolación, junto al río Segura. Desde allí, «el único punto que ella conoce y es de acceso fácil a pie es el embarcadero, así que suponemos que debe estar en algún punto del río», considera Francisco Moreno, uno de los yernos de Petra. Esta fue la pista que les incitó, este domingo 15 de abril, a reunir a un grupo de 24 amigos y voluntarios para buscar a la anciana, «asumiendo el riesgo que supone buscarla en el río, debido al mal estado de los márgenes».

El equipo de voluntarios recorrió en total unos 9,5 kilómetros en grupos de 4 personas, desde la ermita río abajo y desde la Contraparada río arriba. «Contamos incluso con el apoyo de un paramotor desde el aire, una moto de campo y un especialista en kayak, pero sin medios profesionales es difícil que podamos verla, porque en muchos tramos resulta imposible siquiera acceder a la orilla».

«Solo queremos encontrarla»

A pesar de haber aplazado las búsquedas colectivas hasta el próximo fin de semana, sus familiares siguen saliendo por las tardes a recorrer los márgenes del río. «Con la edad que tiene o tenía Petra, el tiempo que hace que desapareció y la ausencia de noticias, creemos que ya estará muerta y estamos buscando un cuerpo, pero necesitamos encontrarla, solo queremos eso», explicó Roberto González, el segundo yerno de Petra, desde la Contraparada este lunes por la tarde, donde él y Francisco continuaban la búsqueda.

Durante dos semanas, los familiares de Petra hicieron acopio de paciencia «mientras que la policía recopilaba y revisaba las imágenes, porque sabíamos que no se podía hacer otra cosa más que esperar, pero ahora que ya se sabe por qué punto del casco urbano salió Petra, nos urge que vuelvan a movilizar efectivos para buscarla, y entendemos que esa búsqueda solo puede hacerse en el río, porque las acequias estaban secas el 17 de marzo cuando desapareció y solo llevan agua desde hace unos días», incidió González.

La primera búsqueda en el río se hizo a los pocos días de que se le perdiera la pista, «pero entonces solo iban dos buzos montados en una barcaza y otro desde la orilla. No se revisó bajo el agua ni en los cañizales, en los que podría haberse quedado el cuerpo escondido. Por eso insistimos en que la única vía que debería seguir la investigación pasa por enviar a un equipo de buzos a revisar bien bajo las aguas del río», concluyó Moreno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos