Clavero califica de «ofensivo» el trato del Gobierno regional por no prever inversión alguna

Esther Clavero. /Vicente Vicéns/ AGM
Esther Clavero. / Vicente Vicéns/ AGM
Molina de Segura

La alcaldesa denuncia «el menosprecio» al cuarto municipio de la Región, mientras el PP reivindica la aportación de seis millones en plazas sociales concertadas

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

El trato del Gobierno regional hacia Molina de Segura es «ofensivo y de menosprecio absoluto», según denuncia la alcaldesa, Esther Clavero. El Presupuesto de 2018 deja cero euros en inversiones para la cuarta ciudad de la Región. Así sucede también con otros cinco municipios: Águilas, Aledo, Fuente Álamo, Moratalla y Ricote, donde coincide que también hay alcaldes socialistas, según alertan desde las filas de este partido.

De poco han servido las recientes reuniones con el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, y otros altos cargos regionales. Clavero muestra de nuevo su «profundo malestar» por ver cómo el municipio «no recibe el trato que merece de acuerdo a su población e importancia». Reitera que la única perjudicada es la ciudadanía molinense, «que a estas alturas no logra entender a qué obedece la política de abandono del Ejecutivo de López Miras y sus predecesores populares».

La primera edil sostiene que «no podemos estar de nuevo a la cola en inversiones». Clavero apunta que «la comparativa con los otros grandes municipios de la Región es demoledora: Murcia, Cartagena y Lorca reciben más de 3 millones de euros, más de 4,5 y más de 3,3, respectivamente, mientras que la inversión en Molina es cero». Otras localidades con mucha menor población también recibirán en 2018 importantes partidas destinadas a inversiones; San Javier contará con más de 3 millones y medio y Yecla, Alhama o Jumilla, en torno al millón y medio de euros. «Los vecinos no merecen este trato. Somos el cuarto municipio de la Región, con más de 73.000 habitantes, y el segundo por facturación de sus empresas», afirma la regidora socialista. quien apostilla que la Comunidad Autónoma tampoco está cumpliendo con «numerosos compromisos» adquiridos.

Son varios los ejemplos que pone sobre la mesa. Uno de ellos es el funcionamiento del Conservatorio, en el que había un acuerdo para subvencionar hasta el 90% del gasto concerniente al profesorado, pero solo se cubre el 30%, por lo que el Ayuntamiento debe asumir la mayor parte de este gasto, así como los de mantenimiento, conserje, administrativo, instrumentos y partituras, entre otros.

En cuanto a las escuelas infantiles, hasta 2010 se recibía una subvención. Actualmente, estos centros son financiados por la aportación municipal y por las familias. Este año, el Consistorio asumió también el gasto que representa la ampliación de la plantilla con cuatro educadores.

Mejoras en los colegios

Las mejoras acometidas en los colegios públicos han sido financiadas gracias al incremento de la partida municipal en 100.000 euros. Clavero recuerda que Molina es el único municipio que aporta dos profesionales A1 al equipo de orientación psicopedagógica para atender a los alumnos de necesidades educativas especiales y atención temprana.

También explica que la Dirección General del Agua tiene conocimiento de tres proyectos para la renovación de colectores generales por un importe de 600.000 euros y se cuenta con el compromiso expreso de asumir el gasto. «Seguimos a la espera y no vemos ningún resquicio que nos haga ser optimistas», apunta Clavero. «Reivindicación histórica es solventar los problemas de saneamiento», añade, que afectan a la pedanía de Los Valientes. Y apunta que es «urgente» que el proyecto ya redactado por Esamur para la instalación de una depuradora, proceda a contratarse.

Asimismo, remarca que «no pueden demorarse más» los arreglos en la carretera de Alcantarilla, la construcción de una rotonda en Los Valientes, un tercer centro de salud, la ampliación y mejora de la accesibilidad a los servicios de especialidades médicas, el incremento de mejoras en los convenios relativos a política social o un nuevo colegio en la zona de las urbanizaciones, entre otras muchas demandas «que año tras año trasladamos al Gobierno regional y que nos responde con total indiferencia».

Tercer centro de salud

El propio gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), Asensio López Santiago, indicó a finales de noviembre que la construcción del tercer centro en el municipio «comenzará a ser una realidad en 2018» para así descongestionar las cartillas sanitarias. Sin embargo, no aparece ninguna partida en el presupuesto del SMS. La única consignada es una inversión de 500.000 euros, ya comprometida, para acometer reformas en el referido centro de salud Antonio García. «Pedimos a López Miras que reflexione y dé un paso atrás en el trato injusto que está dispensando a Molina», concluye Clavero, quien pide expresamente a la diputada y edil del PP, Adoración Molina, que defienda en la Asamblea los intereses de la ciudad.

Desde las filas populares su portavoz, Sonia Carrillo, recordó que mantuvieron reuniones con parlamentarios populares para pedir determinadas inversiones para Molina, entre ellas el colegio público en Altorreal, el centro integrado de FP, el tercer centro de salud y «multitud de inversiones en urbanizaciones y pedanías». Y precisó que, aunque de forma nominativa no aparezcan, hay partidas genéricas que pueden llegar al municipio.

Carrillo matizó que las inversiones no solo tienen que ser en obras «puras y duras», sino también en educación y sanidad. Alude a los 500.000 euros destinados a reformar el centro Antonio García y a los más de 6 millones que la Comunidad concede a organizaciones sociales para financiar plazas residenciales y centros de día, como ocurre con Aspapros o Afad, entre otras. Por tanto, «la Región invierte en Molina», dijo. No obstante, aclara que siempre defenderán «los intereses de los molinenses», por lo que seguirán reclamando las inversiones que figuran en el listado que remitieron a sus parlamentarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos