Clavero anuncia una bajada del recibo de agua pese a la recomendación contraria del Taibilla

La alcaldesa quiere que la media sea efectiva antes de acabar el año, aunque la Mancomunidad propone a los municipios un incremento del 7%

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

La alcaldesa, Esther Clavero, avanza que la próxima semana se abordará en el Consejo de Administración de la empresa Sercomosa la bajada del recibo del agua, a pesar de que la Mancomunidad de Canales del Taibilla recomienda a los ayuntamientos una subida del 7%. Aunque la regidora socialista no precisa el impacto económico de dicha reducción, remarca que el objetivo es conseguir que el ajuste sea efectivo antes de que se inicie 2018 y añade que, posteriormente, también se estudiará una disminución del recibo de la basura.

Las primera edil indicó que su equipo de gobierno trabaja en la elaboración de unos presupuestos para el ejercicio próximo «con más y mejores recursos para las políticas sociales y las inversiones, sin olvidar el apoyo a la juventud, el deporte y la cultura». Insistió en que se continuará en la línea de la rebaja de la presión fiscal. Las cuentas del próximo año seguirán en la línea de proteger a los colegios y los centros educativos de titularidad municipal, como las escuelas infantiles y el conservatorio. Anuncia que se seguirá apostando por la descentralización y a favor de la integración de las pedanías.

Por otro lado, la portavoz del PP, Sonia Carrillo, adelanta que presentará al Pleno ordinario del lunes una moción en la que reclama una reducción del IBI, tanto de naturaleza urbana como rústica. La portavoz de la oposición recuerda que hace unos días tuvo lugar una sesión extraordinaria en la que el gobierno municipal, con los votos de sus 13 concejales, aprobó la modificación de 6 ordenanzas, entre ellas la del IBI.

Considera que después de dos ejercicios consecutivos, «hemos asistido a una bajada camuflada, que no llega ni al 10% de la población y que no supone esa bajada real y generalizada de la presión fiscal a la que nos comprometimos en 2015, cuando tuvimos que hacer una actualización del valor catastral». El PP entiende que «ha llegado el momento de devolver el esfuerzo que hicieron los molinenses en época de crisis». A su juicio, el Ayuntamiento está en disposición de hacerlo porque las arcas están saneadas. Estima en unos dos millones el dinero que se podría reducir de los diversos impuestos en lugar de los 350.000 euros que, previsiblemente, tendrá lugar con las modificaciones introducidas en las ordenanzas fiscales.

Según Clavero, la bajada de impuestos afectará a toda la ciudadanía y contribuirá a la creación de empleo. La alcaldesa explica que esa bajada fiscal afectará a impuestos como el IBI, el 'sello del coche', el IAE, construcción y obras y las tasas de licencia de aperturas. La regidora advierte de que las modificaciones en las ordenanzas suponen una reducción de ingresos municipales, por lo que este tipo de actuaciones debe hacerse de forma razonada y progresiva, según se van incrementando los ingresos, «y no de forma brusca como propone el PP», al que acusa de no haber rebajado los impuestos en más de 20 años; «bien al contrario, los ha ido subiendo».

Fotos

Vídeos