La Verdad

PP y ediles no adscritos se van del Pleno al excluirse la moción sobre la bandera republicana

El Grupo Popular de Molina de Segura abandonó ayer el Pleno de abril denunciando la actitud «sectaria y totalitaria» de la alcaldesa, Esther Clavero, por no haber «permitido el debate de varias mociones de urgencia», entre ellas la que recoge la «inquietud y molestia de los ciudadanos» por la colocación de una bandera republicana en la fachada del Ayuntamiento. También se fueron cuatro ediles no adscritos.

«No solo es falta de talante democrático del que hace gala la actual regidora, sino de arbitrariedad y conveniencia que usa a su antojo, y que aprovecha de manera interesada y no por el interés general de los asuntos que ocupan y preocupan a Molina, que son todos, aunque para la señora alcaldesa no sea un asunto relevante». Los populares creen que «más allá de las dudas que puedan suscitar la legalidad, ilegalidad o simplemente ganas de generar polémica del grupo Cambiemos Molina, socios de gobierno del PSOE, ningún cargo público, puede ni debe apropiarse de espacios públicos, para obtener un beneficio político, fruto de una estrategia ideológica que busca el enfrentamiento por encima de los acuerdos».

Clavero: «irresponsable»

Por su parte, la primera edil calificado de «irresponsable» la actitud de los concejales que abandonaron la sesión del Pleno ordinario. Según manifestó Clavero, el objeto de la moción «puede ser tratado en la próxima sesión ordinaria». Y concluyó que «el PP debe asumir que las mayorías que se producen son fruto de la articulación democrática, tanto cuando el voto apoya las tesis de los populares como cuando no».