Molina pide a la consejera Arroyo que no intervenga en el Consejo de la Transparencia

LA VERDADMurcia

El rifirrafe verbal entre el presidente del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia (CTRM), José Molina, y la consejera de Transparencia, Noelia Arroyo, prosiguió ayer con un intercambio de cartas sobre el último asunto que enfrentó al Gobierno regional con el órgano encargado de velar por el cumplimiento de la ley de Transparencia.

Tras la rueda de prensa ofrecida por Molina el jueves en la que acusó al Ejecutivo de tomar represalias contra un funcionario del Consejo y ordenar su traslado, además de no atender su petición para cubrir dicho puesto, Arroyo contestó al presidente del CTRM con una carta en la que le expone que fue el propio funcionario el que «decidió voluntariamente ocupar otro puesto» y que la persona que Molina propone para reemplazarlo pertenece a un cuerpo administrativo distinto al que está adscrita la plaza en cuestión.

El presidente del Consejo no se dio por satisfecho con estas explicaciones, y ayer respondió a la consejera pidiéndole que se «abstenga de intervenir activa o pasivamente en las cuestiones» de este órgano, y le reclama que «respete su independencia».

Molina añade que «no son ciertas las afirmaciones» de la consejera «respecto al personal al servicio del Consejo», y solicita a la consejera que anule la entrevista que le solicitó tras la toma de posesión. «No merece la pena reunirse con una persona que no ha mostrado interés en el tiempo transcurrido», precisa Molina.

«Lamento que no quiera volver a reunirse conmigo (...) Si reconsidera su decisión, mi puerta y la de mi equipo siempre estará abierta», le contestó Arroyo en otra misiva.

Fotos

Vídeos