Concha Bravo: «La mitad de las personas que inician un negocio en la Región son mujeres»

Concha Bravo./Eduardo Botella
Concha Bravo. / Eduardo Botella

La presidenta de la Asociación Nacional de Mujeres Empresarias y Ejecutivas y responsable nacional de Anaede, que visitó ayer Murcia, denuncia que «aún sufrimos una gran debilidad en el poder»

MINERVA PIÑEROMURCIA

Catedrática de Lengua y Literatura, Concha Bravo, encargada de dar voz a más de quinientas mujeres que pertenecen a la Asociación Nacional de Mujeres Empresarias, Directivas y Ejecutivas (Anaede), entidad sin ánimo de lucro que nació el año pasado en Archena, se reunió ayer con Violante Tomás, consejera de Familia e Igualdad. La Comunidad anunció que destinará cinco millones a programas de empleabilidad y conciliación para el colectivo femenino.

-La maternidad es uno de los obstáculos que dificulta conciliar la vida laboral de la mujer. ¿A qué otras barreras se enfrenta?

-Al cuidado de los mayores. Conforme pasan los años, estamos más preparadas para consolidar los negocios o nuestros puestos en el mundo laboral, pero seguimos atascadas en algunos temas. A veces, por iniciativa propia, tomamos la decisión de frenar nuestras carreras para atender a toda la familia. La mujer sigue asumiendo ese papel porque está dispuesta a todo. Como señalan en Europa, se trata de mujeres de la 'Generación Sándwich', la cual atiende tanto a los hijos que todavía no han despegado como a los padres que necesitan cuidados.

«Nos dejan, en cierto modo, la parte del folclore, cuando estamos preparadas para cualquier tipo de responsabilidad»

-¿En qué sector del mercado laboral sucede con más frecuencia?

-No hablaría de sectores, sino de empresas autónomas, ya que es un hecho que afecta sobre todo a cualquier mujer que quiere montar, por ejemplo, su propio pequeño negocio.

-¿Es la Región una de las comunidades más afectadas?

-Por suerte, Murcia es un territorio fuerte y consolidado. La mitad de las personas que empiezan un proyecto empresarial son mujeres, un porcentaje que se sitúa seis puntos por encima de la media nacional, que es del 43,8%.

-Defiende que el siglo XXI es el de la mujer. ¿Qué cambios ha percibido desde que se embarcó en movimientos asociativos hace más de veinte años?

-He presenciado cambios a mejor, y otros a peor. La mujer es una privilegiada en España porque hemos avanzado en muchas cosas, pero existe una gran debilidad en el poder. Como explicaré en mi segundo libro, titulado 'La foto del poder', la responsabilidad de los órganos de decisión suele ser sostenida por los hombres. En cualquier foto política o empresarial de altos cargos, casi todos los individuos que aparecen son masculinos. A la mujer le dejan, en cierto modo, la parte del folclore, cuando realmente está preparada para acometer cualquier tipo de responsabilidad. En Anaede defendemos que ocupe el lugar que le corresponde.

-¿Cómo pueden colaborar las empresas?

-Apoyando a las profesionales que les presenta la asociación, ayudando económicamente o, en el mejor de los casos, colocándolas. De momento, hemos formado un grupo de mujeres que tienen entre 30 y 45 años, edad en la que el proyecto vital está medio encaminado.

-Encontrar su lugar en el mercado laboral, ¿es más difícil para las más jóvenes o para las mayores?

-Cada etapa tiene su complejidad. A una persona joven le falta experiencia, y a una mujer de cincuenta años, la formación que dejó a medias por cuidar de su familia. La clave, al final, consiste en reciclarse y actualizarse.

-¿Qué iniciativas realiza Anaede?

-Vamos a desarrollar 'La persona referente', proyecto en el que cogeremos a una profesional con experiencia que dará pautas a las aprendices, como si fuera una especie de tutor, y vamos a crear una sección para captar a las jóvenes, ya que las mujeres suelen asociarse a partir de los 35 años. Nos gustan los proyectos intergeneracionales, encontrar el equilibrio en los equipos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos