Más de la mitad de los 117 incendios forestales del año pasado fueron intencionados

Incendio en la sierra de san Miguel en Calasparra./G. Carrión / AGM
Incendio en la sierra de san Miguel en Calasparra. / G. Carrión / AGM

Los montes murcianos sufren un fuego cada tres días, pero en nueve de cada diez casos la superficie afectada no supera la hectárea

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Las más de 275.000 hectáreas de monte de la Región vivieron en 2017 doce meses repletos de sobresaltos debido, en gran parte, a la mano oculta del hombre. A lo largo del pasado año se registraron 117 incendios forestales en la Comunidad, siete más que un año antes y prácticamente uno cada tres días. Más de la mitad de ellos fueron intencionados, de acuerdo a los datos facilitados por la Consejería de Presidencia y Fomento. Fue la causa principal de los fuegos que amenazaron los parajes naturales, seguida de las negligencias (quemas agrícolas o de basuras que acaban descontrolándose, colillas mal apagadas o el uso de motores o máquinas junto a zonas de monte), que estuvieron detrás del 12,8% de los incendios, y de las causas naturales, responsables de otro 10,2%.

Pese al elevado porcentaje de incendios intencionados -detrás de los cuales no solo se encuentran pirómanos, sino también otro tipo de motivaciones- y al incremento en el número de fuegos, la Región logró salir bastante airosa. La superficie afectada por las llamas rondó las 195 hectáreas, una cifra muy alejada de las más de 341 que ardieron en el año 2016. Supone una rebaja prácticamente del 43%. Un logro que la Consejería de Presidencia y Fomento achaca a la «rápida y eficaz intervención de los efectivos del Plan de Protección Civil de Emergencia por Incendios Forestales en la Región (Infomur), que consiguieron extinguir de inmediato el fuego». No en vano, prácticamente nueve de cada diez incendios que atenazaron los montes murcianos el pasado año se quedaron en conato -esto es, afectaron a menos de una hectárea-. La superficie media afectada por incendio forestal fue de 1,67 hectáreas en la Región, frente a las 13,04 de la media nacional.

14,3 millones de inversión

El Plan Infomur, que se activa este domingo, movilizará cada día a 500 efectivos y cuatro helicópteros

El Consejo de Gobierno dio luz verde en su última reunión, el pasado miércoles, al Plan Infomur de este año, que, según fuentes de la Consejería, movilizará cada día a más de 500 efectivos y cuatro helicópteros para la vigilancia y control de posibles incendios.

Supondrá una inversión de 14,3 millones de euros para este ejercicio. Aunque el plan se activará a partir de este domingo, no será hasta el próximo 1 de junio cuando se considere que la Región se encuentra en riesgo alto de incendios forestales y se redoblen esfuerzos. Cada estío estos fuegos se perfilan como el fantasma que pone en jaque a bomberos y brigadas medioambientales. La sequía acumulada que arrastra la comunidad y las elevadas temperaturas que se alcanzan convierten a la Región cada verano en un auténtico polvorín.

Los tres fuegos más importantes registrados en la Región se concentraron el pasado mes de julio, cuando los termómetros se dispararon. La sierra del Sopalmo, en Jumilla, fue la peor parada en 2017, con un fuego que calcinó 71,2 hectáreas. Ocurrió el 7 de julio, una jornada en la que la también jumillana sierra Larga se vio cercada por otro fuego que afectó a 38,25 hectáreas. Ambos estuvieron causados por rayos.

El 21 de julio, sin embargo, los vecinos de Calasparra observaban, estupefactos, cómo el fuego se adueñaba de la sierra de San Miguel. Fue el tercer incendio más potente del año -con 13,8 hectáreas afectadas- y, según consta en la estadística de la Consejería, fue intencionado. «Se ha quemado nuestra sierra de San Miguel, de lo poco que se había salvado del fuego hasta ahora», lamentaba el alcalde, José Vélez. «Una verdadera pena. Un espacio tan 'bonico'».

En lo que va de este año, la Región ha registrado una veintena de incendios forestales, aunque solo uno de ellos sobrepasó la hectárea. Fue el pasado 1 de marzo, cuando un fuego calcinó 1,45 hectáreas en el pasaje calasparreño de Las Arreturas. Un nuevo episodio en el que, se sospecha, estuvo detrás la mano del hombre. En los próximos meses, con el incremento de los termómetros y la falta de lluvias, la Región se deberá volver a sumir en una batalla contra las llamas en defensa de un patrimonio natural de incalculable valor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos