El Ministerio rescata la ruinosa autopista de peaje Cartagena-Vera

Tres vehículos en una estación de peaje de la autopista Cartagena-Vera, ayer tarde./Pedro Martínez / AGM
Tres vehículos en una estación de peaje de la autopista Cartagena-Vera, ayer tarde. / Pedro Martínez / AGM

El Consejo de Ministros autoriza rescindir el contrato de siete viales en quiebra; una sociedad estatal se hará cargo para volver a licitarlos

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El Gobierno central no ha esperado más tiempo y ha decidido iniciar el rescate de la autopista Cartagena-Vera y de la Circunvalación de Alicante, ambas en la AP-7, debido a la situación de insolvencia que arrastran ambos viales. El corredor de la costa no ha podido revertir los malos resultados que cosechó nada más ponerse en marcha hace once años, debido a la conjunción de varios factores: la crisis económica, el fracaso de la urbanización de Marina de Cope, el frenazo del aeropuerto de Corvera y la construcción de autovías paralelas libres de pago.

Los usuarios seguirán pagando peaje pese al rescate estatal, que ayer recibió luz verde del Consejo de Ministros. Los expedientes de resolución de contratos afectan también a las radiales 2, 4, 3 y 5 de Madrid, al tramo del aeropuerto de Barajas, y a la autopista La Roda-Ocaña (AP-36).

El motivo para resolver los contratos, explicó el ministro Méndez de Vigo, es la situación de insolvencia y el inicio de la fase de liquidación de las sociedades concesionarias, actualmente en concurso de acreedores. La resolución de un contrato de concesión exige audiencia al contratista y los informes de la Abogacía del Estado y del Consejo de Estado, que ya se están llevando a cabo. Para poder continuar con la prestación del servicio, el Consejo de Ministros aprobó un convenio de gestión directa entre el Ministerio de Fomento y Seittsa para que esta empresa pública se haga cargo de las autopistas cuando finalicen sus contratos. La intención del Gobierno es volver a licitar las autopistas en quiebra una vez que reviertan al Estado.

La concesionaria gastó 600 millones de euros, confiada en el aeropuerto y en Marina de Cope

El ministro admitió días atrás que el coste de la liquidación «tendrá impacto en el déficit público». Se trata del importe que, por contrato, el Estado debe pagar a los actuales concesionarios para compensar la inversión que realizaron en su construcción. El Gobierno lo cifró en unos 2.000 millones, aunque se trata de una cantidad «orientativa».

La autopista Cartagena-Vera se puso en servicio en 2007 con unas previsiones de 9.000 vehículos diarios, pero cinco años después la media no llegó a los 2.000. La concesionaria Aucosta estaba formada y participada por Autopista del Sureste, Concesionaria Española de Autopistas, Iniciativa de Infraestructuras y Servicios, Globalvía (FCC y Bankia), Ploder, Cajamar, Unicaja y CAM. Se lanzaron con un presupuesto de 594 millones de euros, y se hicieron con la concesión por un periodo de 36 años, ahora imposible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos