El Ministerio no descarta aplicar más restricciones a los regadíos el año que viene

Un campo de olivos afectado por la sequía. /A. D.
Un campo de olivos afectado por la sequía. / A. D.

El abastecimiento a la población está garantizado de momento y en enero se abrirán más pozos si sigue sin llover

MANUEL BUITRAGO y EP

El Ministerio ha subrayado que de mantenerse la situación actual de sequía y la escasez de lluvias, «probablemente» habrá que limitar el uso del agua a partir de 2018, aunque ha garantizado que el abastecimiento de momento está asegurado «hasta final de año». Así lo avanzó en el Senado la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, donde aseguró que el Gobierno «trabaja con anticipación». Repasó la «batería de medidas» en marcha, como las que se recogen en los reales decretos de sequía en las cuencas del Júcar, Segura y Duero.

Si se aplican nuevas restricciones, se dará otra vuelta de tuerca a la situación límite por la que atraviesan los regadíos de la cuenca del Segura. En el Campo de Cartagena se ha plantado la mitad en esta campaña, mientras que el Sindicato de Regantes del Trasvase prepara movilizaciones en diciembre porque se ha quedado prácticamente sin agua. En este sentido, las limitaciones no son algo nuevo para la cuenca del Segura, lo cual no disipa el temor de que se apliquen medidas más duras. Las desaladoras han alcanzado su máxima capacidad de producción, a falta de que se amplíen los equipos para fabricar más agua dulce. En cuanto a los pozos, quizás se recurra a medidas extraordinarias para agilizar la tramitación ambiental y extraer caudales con rapidez. La prioridad es el abastecimiento a la población.

La falta de precipitaciones acumulada, que en el año hidrológico 2016-2017 terminó con un 15% de déficit, ha provocado una sequía agronómica, sobre todo en el interior peninsular. No obstante, según recalcó Tejerina, desde 2007 existen en España planes de sequía para minimizar el impacto social y económico y para mejorar el recurso hídrico.

El nuevo año hidrológico que comenzó el 1 de octubre ha acumulado en su primera semana un déficit del 95% de lluvias por debajo del valor normal, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que señalan que lo normal son 6 litros por metro cuadrado pero que únicamente se ha recogido 1 litro por metro cuadrado.

Entre el 27 de septiembre y el 3 de octubre, las precipitaciones afectaron a la franja norte peninsular, a las islas de Mallorca y Menorca, a las zonas sur y este de Andalucía y a puntos aislados de Islas Canarias. Si bien, en lo que va de octubre ha llovido más de 10 litros por metro cuadrado en el norte de Cantabria, País Vasco y Navarra, en zonas del pirineo oscense y catalán, en el litoral de la provincia de Barcelona y al norte de la isla de Mallorca y se superaron los 30 litros en el noreste de Guipúzcoa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos