Miguel López Abad: «No nos tratan como merecemos, basta ver la financiación autonómica que padecemos»

Miguel López en la calle Sociedad, de Murcia, donde se encuentra la Cámara de Comercio./V. Vicéns / AGM
Miguel López en la calle Sociedad, de Murcia, donde se encuentra la Cámara de Comercio. / V. Vicéns / AGM

«La unión empresarial que hay en la Región y el haber sabido capear la crisis dicen mucho de la casta del empresario murciano», afirma el presidente de la Cámara de Comercio de Murcia

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

Miguel López Abad (1970, La Algaida, Archena) está casado y tiene tres hijas de 21, 18 y 7 años, y es el vivo ejemplo de que el 'sueño americano' es posible en el Valle de Ricote. Empezó a trabajar en el modesto negocio de desguaces de su padre con apenas 17 años. Entonces, eran solo ellos dos. Ahora, Global París es un grupo de empresas con 160 trabajadores y unas previsiones de 20 millones de euros de facturación para este año. Un genuino hombre de empresa hecho a sí mismo para la presidencia de la Cámara de Comercio de Murcia. En esta entrevista habla de sus planes para la institución cameral, de sus convicciones, su trayectoria y de la Región de Murcia.

-¿Qué tipo de Cámara de Comercio veremos los murcianos con usted como presidente?

-La misma Cámara, porque un organismo que es centenario es porque algo tiene que haber hecho bien. La misma Cámara, pero actualizada al momento en que vivimos. Hay que aportar los conocimientos, sinergias y prácticas diarias de los empresarios que vamos a dirigirla a partir de ahora.

ENTRE COMILLAS Grandes proyectos pendientes «En la Región de Murcia tenemos para aburrir, lo que hay que darles es contundencia en su reivindicación» Consejo a los emprendedores «Hay que respetar a las personas y ser humilde para tener capacidad de mejora» Convicciones «Creo en la cultura del esfuerzo; todos tenemos lo que nos ganamos con el sudor de nuestra frente»

-En concreto son 119 años los que tiene la Cámara de Murcia. ¿Cómo se consigue que una institución con esa edad sea moderna y no algo vetusto y desfasado?

-Renovando a las personas que la dirigen con un perfil empresarial joven y con mucha ilusión y ganas. Las personas que forman el nuevo Comité Ejecutivo es la primera vez que acometen esta tarea, y eso garantiza la fuerza y vitalidad necesarias.

-¿Cuáles son sus principales proyectos?

-En la Región de Murcia tenemos proyectos para aburrir, lo que hay que darles es contundencia a la hora de reivindicarlos. Tenemos un AVE en obras pero cuya llegada es inminente; un aeropuerto que, si todo va como se espera, estará para finales de año; el Corredor Mediterráneo, que necesitamos sí o sí; un puerto del Gorguel que sería muy importante para la Región; sufrimos un déficit hídrico que hay que solucionar... Además están las tareas propias de la Cámara de Comercio, como los servicios de internacionalización, participación en ferias, ayudas a las pymes y micropymes, formación... Se puede innovar mucho, pero nuestro principal cometido debe ser trabajar para que todos estos proyectos se hagan realidad, que no es poco.

-¿Ocupa la Región de Murcia el lugar que se merece en el contexto nacional?

-Por supuesto que no.

-¿Por qué?

-Solo basta con ver la financiación autonómica tan injusta que padecemos para comprobar que no nos tratan como merecemos y como nos correspondería por lo que aportamos a España.

-¿Defiende una Cámara más reivindicativa ante el poder político?

-Habrá que serlo cuando haga falta y dar un paso atrás y aguantar nuestros impulsos si eso beneficia a una negociación que requiere pausa. Hay que ser reivindicativo, pero no hacer de eso nuestra arma, que debe ser nuestra valía como empresarios y asociación. El ejemplo es la unión entre la Cámara, Croem, las federaciones empresariales... Esa unión y el haber capeado estos años de crisis dicen mucho de la casta del empresario murciano.

-Usted ha llegado a la presidencia de la Cámara gracias al apoyo de Croem. ¿Eso significa que las relaciones entre ambas instituciones serán más estrechas?

-Cada organización tiene su cometido dentro de la sociedad. Croem es cien por cien empresarial y privada y la Cámara tiene otro condimento que la hace distinta, tiene que conciliar una parte pública y otra privada. Somos complementarios cien por cien y trabajando en equipo tengo la ilusión de que haremos grandes cosas por la Región.

-En 2010, cuando se abolió la obligatoriedad del pago de las cuotas a la Cámara, muchos vaticinaron su desaparición, pero ahí siguen...

-Por eso hay que alabar y reconocer la labor del anterior presidente y de su equipo. Ocho años después de aquello, la Cámara tiene una situación saneada y está acometiendo obras y proyectos con financiación propia.

-¿Cómo se financia la Cámara?

-La mayoría de los ingresos llegan por el pago de los servicios que presta, como los de adunas, apostillamiento, certificados de empresas...

-Y también subvenciones.

-No me gusta llamarlo subvenciones. A nosotros nos pagan por trabajar, por dar cursos de formación, por realizar ferias, misiones internacionales, por promocionar el pequeño comercio... Todo eso supone un trabajo.

-¿Qué opinión tiene de los políticos murcianos?

-Pues... He dicho en alguna ocasión que dirigir no es fácil. Ser político, menos. Tenemos los que tenemos, ni mejores ni peores que otros. Nuestro cometido no es valorar al político, sino trabajar codo con codo con la Administración pública. Cuanto mayor sea el fruto de esa colaboración, mejor será para el empresario y para la sociedad en general.

-¿Le han tentado desde alguna formación política para que se integre en sus filas?

-No. Creo que conocen bien mi perfil y saben que no soy político. Lo más que puede hacer un presidente de Cámara es hacer política empresarial y social.

-¿En qué lugar del espectro político se situaría?

-No me voy a definir políticamente. Soy demócrata cien por cien y defiendo, por mis creencias religiosas, la igualdad de las personas; todos merecemos el mismo respeto y el mismo trato. Algunos pueden verme más rojillo, pero, como empresario, también creo en la cultura del esfuerzo, todos tenemos lo que nos ganamos con el sudor de nuestra frente.

-¿Se puede ser empresario y de izquierdas?

-Pues sí. Mucha gente piensa que el primer socialista fue Jesucristo, que lo repartió todo, hasta sus ropas. Pero él también decía que para comer había que trabajar.

-Veo que es creyente. ¿También practicante?

-Sí.

-¿La dedicación empresarial le llega por vocación o por familia?

-Me viene de nacimiento. Es lo que he vivido desde niño.

-¿Nunca se planteó ser otra cosa?

-Nunca. Cursé estudios primarios y estuve en la Escuela de Maestría, pero enseguida, con 17 años, me fui a trabajar a la empresa familiar. Y hasta el día de hoy. Llevo treinta años

-¿Cuánto facturaba entonces la empresa?

-¿Cuánto facturaba? Pero si estaba mi padre solo, no tenía empleados. El desguace lo montó él y yo vivía en el trabajo.

-Y ahora es la quinta empresa de desguaces más importante de España. ¿Qué proyectos empresariales tiene para el futuro?

-Expandir fuera de la Región de Murcia las plantas de tratamiento. Estamos con estudios y negociaciones, y hemos visto que es posible.

-También ha creado una empresa inmobiliaria...

-Siempre estamos con obras y reformas, por lo que hace más de diez años creamos una empresa que se dedicara a eso. Hemos promovido una nave industrial, pero es algo residual. El objetivo no es crecer en ese sector. También tenemos una empresa de viajes que lleva mi hermano pequeño. Nuestro objetivo es crecer en lo que hacemos bien, que es la reutilización, la valorización del residuo y el tratamiento.

-Su padre estará orgulloso de lo que ha logrado.

-Con 83 años que va a cumplir sigue al pie del cañón. Sobre todo está orgulloso porque he sido fiel a los principios que el me transmitió, que son la honradez, el respeto y siempre hacer las cosas convencido de que eso está bien.

-También ha dado charlas sobre la actividad empresarial. ¿Qué consejo daría a un joven empresario?

-Que hay que respetar a las personas y ser humilde para tener capacidad de mejora, y, por supuesto, desarrollar el conocimiento. Yo en un principio no estudié, pero sí he intentado formarme a lo largo de los años en materias sobre mi actividad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos