El Mar Menor resiste las primeras olas de calor y avanza en su recuperación

Reunión del Comité Asesor Científico del Mar Menor, ayer, en el Auditorio regional.
Reunión del Comité Asesor Científico del Mar Menor, ayer, en el Auditorio regional. / Nacho García / AGM

El Comité Científico confirma «síntomas positivos» pero demanda una hoja de ruta para evitar una recaída de la laguna

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

En el Gobierno regional cruzaban los dedos ante el verano que anticipaban los meteorólogos: temperaturas máximas más elevadas que el año pasado y olas de calor sucesivas, combinación funesta para un Mar Menor que luce una transparencia sorprendente en muchos puntos desde primavera pero que podría volver al verde en caso de un calentón prolongado. Sin embargo, y a pesar de que la Región ha sufrido ya dos olas de calor en las últimas semanas, las aguas de la laguna se mantienen claras. Un respiro para la campaña turística y un alivio para la Comunidad Autónoma, que, con todas las cautelas, considera que están dando resultado las medidas urgentes para revertir el proceso de eutrofización de la laguna.

En su octava reunión -presidida por el consejero de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, Javier Celdrán-, el Comité de Asesoramiento Científico confirmó ayer los «síntomas positivos» que revelan la lenta recuperación del humedal: han aumentado la transparencia y el oxígeno y descendido el nivel de clorofila, parámetros que invitan al optimismo. También han bajado las concentraciones de nitratos y de fosfatos, una circunstancia que limita la proliferación del fitoplancton, según los datos que pueden consultarse en la web oficial Canal Mar Menor.

En general, el Mar Menor apunta «indicios claros» de recuperación «en cuanto al funcionamiento biológico y de sus comunidades bentónicas; es decir, el conjunto de organismos que pueblan el fondo marino», explicó el consejero. «Es cierto que los estudios marcan que el Mar Menor continúa recuperando su integridad ecológica, pero tenemos que seguir siendo cautos, estar muy vigilantes y continuar trabajando para su recuperación total entre todos», añadió.

Que el Mar Menor se esté recuperando no quiere decir que esté recuperado. Ni mucho menos, advirtió el portavoz de este órgano que orienta al Ejecutivo regional en la recuperación de un espacio natural que lleva décadas recibiendo vertidos urbanos y agrícolas que agravaron la presión urbanística que soporta su entorno. Para Ángel Pérez Ruzafa, catedrático de Ecología de la Universidad de Murcia, es necesario mantener «el rigor de las medidas urgentes» y sobre todo «evitar los vertidos» para no dar pasos atrás. La salud del Mar Menor sigue pendiente de un hilo, insistió ayer, por lo que un vertido urbano incontrolado alteraría de nuevo el ya de por sí débil equilibrio ecológico del ecosistema.

Otro dato positivo que puso sobre la mesa el Comité Científico: ha disminuido la entrada de agua en superficie a la laguna, unos aportes calculados entre febrero y marzo en tres millones de litros diarios -30.000 metros cúbicos-, con 4.500 kilos de nitratos. Vertidos de desalobradoras y descargas del acuífero que afloraban a pocos metros de la orilla, pero que en el muestreo de junio se han reducido notablemente, según avanzó el investigador Gonzalo González Barberá -Centro de Edafolofía y Biología Aplicada del Segura (Cebas-CSIC)-, encargado de revisar palmo a palmo los 32 kilómetros de ribera.

Medidas coherentes

Sin embargo, y pese a que aparentemente el control de los efluentes procedentes de los cultivos del Campo de Cartagena y otras medidas adoptadas están funcionando, los científicos creen necesaria una hoja de ruta clara para que tanto los estudios encargados al comité asesor como las actuaciones puestas en marcha por la Administración sean coherentes y eficaces.

Los investigadores debatieron largamente sobre esta cuestión: el monitoreo continuo de la laguna y las actuaciones a corto plazo no son suficientes para garantizar la salvación del Mar Menor, se expuso ayer, sino que es necesario «saber a dónde vamos» para orientar mejor el esfuerzo científico. Como primera medida para afinar la 'medicación', se constituirá un grupo de trabajo que analizará las principales presiones que afectan a la laguna y las respuestas más adecuadas a cada problema.

Plan Director de Investigación para los próximos tres años

El Comité Asesor Científico avanzó en su reunión de ayer en la elaboración de un Plan Director de Investigación que indique dónde deben centrarse los estudios en los próximos tres años, con una inversión de 7,4 millones. Serán más de nueve millones los que se inviertan hasta 2020, ya que en la actualidad se están ejecutando 1,7 millones en 16 investigaciones «que son la base para contar con el conocimiento científico necesario para la recuperación total de este espacio natural y hacerlo compatible con la actividad de los distintos sectores productivos», según la Comunidad Autónoma. Los distintos equipos de investigación trabajarán en diseños de modelos de restauración del medio marino, en la rehabilitación de hábitats acuáticos y en un completo seguimiento del estado ecológico de este hábitat único y singular

Más

Fotos

Vídeos