Un menor pierde dos dedos y otro sufre quemaduras por un artefacto explosivo

La madre del menor que ha perdido dos dedos, ayer, mostrando los restos del artefacto hallado en el parque de San Blas. /G. Carrión/ AGM
La madre del menor que ha perdido dos dedos, ayer, mostrando los restos del artefacto hallado en el parque de San Blas. / G. Carrión/ AGM

La Guardia Civil abre una investigación para esclarecer el origen del material detonado por los adolescentes en un parque de San Javier

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

El estruendo resonó por todo el parque de San Blas, en Santiago de la Ribera. «Estábamos encendiendo un cohete y ha explotado, debe de estar defectuoso». Eso fue lo poco que, según fuentes sanitarias de San Javier, acertaron a decir los dos menores, de 12 y 13 años, que fueron atendidos el sábado por la noche de las graves quemaduras y heridas que habían sufrido a causa de un artefacto explosivo. Tal fue la intensidad de la detonación que uno de ellos perdió en ese mismo instante dos dedos de la mano izquierda.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer la procedencia y el tipo de material que explotó (petardo o cohete). En las diligencias aportadas por la Policía Local a la Benemérita, se expone que la madre del chico de 12 años que perdió las falanges, indicó a los agentes que intervinieron que «es posible que el artefacto que ha provocado el accidente haya sido fabricado por los propios menores siguiendo las instrucciones de informaciones obtenidas a través de internet, o que lo hayan comprado en un establecimiento».

Cuando la explosión se produjo, pasadas las diez de la noche del pasado sábado, había tres menores en el parque. Dos se llevaron la peor parte y un tercero, de 13 años, según fuentes sanitarias, huyó asustado al ver un gran charco de sangre y a sus amigos tirados por el suelo.

La Policía Local sostiene que es posible que los jóvenes fabricasen un petardo o cohete «siguiendo instrucciones» de internet

Un voluntario de Protección Civil le hizo a un herido un torniquete con un cinturón y una camiseta y frenó la fuerte hemorragia

Por suerte para los adolescentes, en ese momento había tres voluntarios de Protección Civil en la zona. «Mi hijo podría haber perdido la mano de no ser por el torniquete que le hicieron», relataba ayer a 'La Verdad' la madre del menor que ha sufrido las lesiones más graves. «Escucharon gritos y les auxiliaron».

Uno de los voluntarios se quitó la camiseta y le hizo un torniquete al chico, de 12 años, mientras su amigo, de 13 años, se retorcía de dolor por las quemaduras en la cara y el pecho, según explicó la Policía Local. Los heridos tenían restos de pólvora por la ropa y en el parque había papel albal y varillas de madera de una pirotecnia de Guadix (Granada). Las mismas fuentes sanitarias detallan que supuestamente los chicos «iban a fabricar un cohete». El herido de 12 años fue trasladado al hospital de la Arrixaca y esa misma noche fue intervenido de urgencia.

«Mi hijo seguirá ingresado unos días porque no le han quitado el vendaje», explicó la madre. «Todavía está asustado. No se acuerda de nada». La mujer confirmó que tenía en su poder parte de los restos del artefacto explosivo. «Es como un petardo, de color marrón, sin número de serie, ni nombre del fabricante».

Próximamente tiene previsto entregar el artefacto a la Guardia Civil para que esclarezcan su procedencia: si ha sido comprado en algún establecimiento, a través de internet, o si los menores lo diseñaron siguieron las instrucciones de alguna página web. «No quiero que esto le pase a otros niños», subrayó. La mujer reconoció la posibilidad de que los tres amigos supuestamente estuviesen preparando «algo casero», pero quiere saber quién vendió ese material a unos menores de edad. «El petardo que tengo es un artefacto de pirotecnia. Hay que ver de dónde ha salido eso», incidió.

¿Estaba defectuoso?

La Benemérita ya se ha puesto en contacto con los padres de las dos víctimas para tomar declaración a los menores. El otro herido, un chico, de 13 años, ingresó inicialmente en el hospital de Los Arcos, pero debido a que presentaba quemaduras de segundo grado fue derivado de inmediato a La Arrixaca y horas después recibió el alta. «Está recuperándose en casa, tiene quemaduras en los brazos y algunas heridas por el pecho y en la cara», confirmó el padre a este diario.

«Mi hijo me ha dicho que era un petardo muy grande, que no llevaba envoltorio y que la explosión fue enorme». También corroboró que había tres menores en el parque la noche del sábado, aunque reconoció que su hijo no le había aclarado la procedencia del artefacto explosivo. «Uno de ellos fue a acercar el mechero y explotó porque el petardo estaba defectuoso». A falta de conocer cómo concluye la investigación, la madre del menor que perdió los dedos agradeció ayer la rápida intervención de los voluntarios de Proyección Civil y del personal sanitario del Samur de San Javier, así como de la Policía Local que incluso cargó las bicicletas de los heridos en un coche patrulla y las llevó a la casa de los familiares.

«Mi hijo quiere regalarle una camiseta al chico que le auxilió». De momento le ha dado las gracias por teléfono a Iván Guerrero, que se ocupó de taponarle la hemorragia de su mano izquierda. «Estaba con mis amigos en el parque y vimos un destello blanco y empezamos a escuchar chillidos», recordó este joven, de 18 años, que colabora con Protección Civil y también tiene experiencia como socorrista. Tales conocimientos en primeros auxilios fueron cruciales para que el menor no acabase desmayándose «Cuando lo vi estaba sangrando a borbotones, le hice un torniquete con un cinturón y una camiseta para evitar que sufriese un shock hipovolémico por pérdida de sangre».

Iván reconoció ayer que esta ha sido «la intervención más importante que he realizado hasta ahora». Aunque no será la última porque se está preparando en la actualidad un Grado Medio de Técnico de Emergencias y Protección Civil.

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos