El Mar Menor tiene que estar protegido con barreras vegetales en un mes

Cultivos casi en la orilla del Mar Menor, entre Los Nietos y Los Urrutias (Cartagena). La fotografía se tomó el viernes./Antonio Gil / AGM
Cultivos casi en la orilla del Mar Menor, entre Los Nietos y Los Urrutias (Cartagena). La fotografía se tomó el viernes. / Antonio Gil / AGM

Los agricultores agilizan la plantación de setos para cumplir con el decreto de medidas urgentes y frenar así la entrada de efluentes a la laguna

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

No sería un mal regalo de Reyes para el Mar Menor: el día 6 de enero tienen que estar plantadas las barreras vegetales alrededor de las fincas de cultivo para frenar la entrada de efluentes a la laguna, minimizar los efectos de las escorrentías durante los episodios de lluvias torrenciales, absorber nitratos y favorecer las poblaciones de insectos que ataquen las plagas de forma natural. Unos separadores verdes entre parcelas, preferentemente vegetación autóctona, para compatibilizar la actividad agrícola con la protección del medio ambiente.

La colocación de estas pantallas naturales es una de las medidas urgentes contempladas en el decreto-ley de medidas del Gobierno regional para reducir el impacto en el humedal de la agricultura intensiva en la denominada zona 1, que vierte a la cubeta sur (Cartagena). Las restricciones a la actividad agrícola son algo más laxas en las zonas 2 y 3 (centro y norte de la franja litoral). La norma se publicó el 6 de abril en el Boletín Oficial de la Región y establecía un periodo transitorio de nueve meses desde su entrada en vigor.

Pese a que el decreto-ley está operativo, actualmente hay un proceso en marcha para modificarlo mediante enmiendas de la oposición -PSOE, Ciudadanos y Podemos-, que ha planteado el endurecimiento de estas medidas ampliando la superficie de la zona 1 de 9.160 a 16.500 hectáreas y prohibiendo los cultivos en los dos primeros kilómetros de la línea costera en una amplia franja en la que el decreto-ley solo reserva cien metros. Una vuelta de tuerca que el PP ha calificado como «estocada de muerte» a la actividad económica del Campo de Cartagena.

La normativa será aún más restrictiva si se aprueban las enmiendas de la oposición

La plantación de los setos se ha demorado, de hecho la administración regional ha tenido que recordarlo a los agricultores, pero los trabajos se han agilizado en las últimas semanas para cumplir con la normativa en la fecha prevista, informa a 'La Verdad' la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente. Por ejemplo, las empresas agrícolas agrupadas en la comunidad de regantes Arcosur ya tienen muy avanzado el diseño de sus cubiertas vegetales, que comenzarán a ejecutar a mediados de diciembre, según han comprobado los agentes medioambientales.

La Consejería de Agua y Agricultura ha destinado 150.000 euros a talleres de formación para que los propietarios de las fincas tengan claro cómo colocar las estructuras vegetales de conservación e incorporen a sus sistemas de producción otros condicionantes que también incluye el decreto, como la prohibición de cultivar a favor de pendiente en la zona 1 -la más próxima al mar-, que también será exigible a partir del 6 de enero.

E igualmente en esta misma fecha -apenas en un mes y diez días-, todos los invernaderos tendrán que disponer de recogida de aguas pluviales para evitar escorrentías al Mar Menor y también para reutilizar esos caudales para riego. El Ayuntamiento de San Javier se ha adelantado al decreto obligando a esta recogida de agua de lluvia en los invernaderos de nueva construcción.

Otras medidas del decreto ya están plenamente vigentes y controladas por la Comunidad Autónoma, como la prohibición de poner en cultivo la franja de cien metros desde la línea de dominio público marítimo-terrestre; imposición de un plazo máximo de 72 horas para el acopio de estiércol; control de nitratos según el código de buenas prácticas; y vigilancia de los bancales abandonados después de su recolección, donde se conceden quince días para que sean 'andados' por el ganado y otros siete para enterrarlos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos