Un menor acusa de malos tratos a su padrastro y a su madre, de consentirlos

El chico se presentó en la comisaría, acompañado por su padre, y entregó un parte médico sobre las lesiones que había sufrido en un ojo durante la última de las agresiones

LA VERDADMURCIA

Como en un mal cuento infantil, el protagonista de esta historia llevaba tiempo padeciendo presuntamente malos tratos por parte de su padrastro y sufriendo por el silencio de su madre, que por las razones que fuera no salía en su defensa. Pero en su caso los golpes no constituían un ejercicio literario, sino un auténtico suplicio físico y emocional que nunca sabía cuándo iba a volver a repetirse.

Tal es la supuesta situación en la que se encontraba un menor de 14 años, vecino de Murcia, que días atrás se presentó junto a su padre en la comisaría de Policía del barrio del Carmen y denunció tanto a su madre como al compañero sentimental de esta como sospechosos de malos tratos en el ámbito familiar, incumplimiento de obligaciones familiares y abandono de menores. Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía confirmó ayer que los dos denunciados no tardaron en ser arrestados y puestos a disposición del juzgado de guardia.

Todo apunta a que el menor de edad confesó a su progenitor la pesadilla que estaba viviendo en el domicilio familiar como consecuencia de las presuntas agresiones que sufría de manos de su padrastro. El último episodio de malos tratos le había causado diversas lesiones en un ojo, de las que había tenido que ser asistido en un centro sanitario. El niño llevaba un parte facultativo expedido por el centro de salud, según fuentes policiales, que acreditaba tales hechos.

La Policía investiga ahora si la mujer también recibía golpes e insultos, pues su hijo afirma haber sido testigo de actos violentos

Ella también es víctima

En su declaración, el chico dejó constancia de que su madre era conocedora de este reiterado y continuo maltrato, ya que en algunas ocasiones había sido agredido por su padrastro en presencia de ella. Según las primeras diligencias policiales, la mujer también podría ser víctima de violencia de género, puesto que el menor manifestó en su exploración que esta recibía agresiones e insultos.

Los agentes del Grupo de Menores de la Policía dieron cuenta de esta situación a sus compañeros de la Unidad de Familia y Mujer para que abriera una investigación. Los dos sospechosos, el hombre y la mujer, son de nacionalidad española y tienen 43 años de edad.

Fotos

Vídeos