Los médicos de familia reclaman que su especialidad sea asignatura en la UMU

Juan Francisco Menárguez y Juan Pereñíguez, médicos de familia y profesores asociados de la UMU, en la Facultad de Medicina./Javier Carrión / AGM
Juan Francisco Menárguez y Juan Pereñíguez, médicos de familia y profesores asociados de la UMU, en la Facultad de Medicina. / Javier Carrión / AGM

La mayoría de facultades de España ya han incorporado esta disciplina, subraya un grupo de profesores asociados

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

La Medicina de Familia ocupa al 40% de los facultativos de la sanidad pública regional. Los centros de salud son la puerta de entrada de los pacientes y la clave para garantizar la continuidad asistencial. Expertos, responsables políticos, gestores y hasta economistas llevan años abogando por potenciar la Atención Primaria como única forma de hacer frente al envejecimiento de la población y al incremento de las enfermedades crónicas. Pero, pese a este discurso cada vez más unánime, la presencia de la Medicina de Familia y Comunitaria (MFyC) sigue siendo testimonial en lo que constituye la primera piedra del sistema: la formación de los futuros profesionales.

Así ocurre al menos en la Facultad de Medicina de la UMU, donde esta disciplina ocupa solo un rotatorio (prácticas en centros de salud durante tres semanas) en el último curso, con un total de seis créditos. No hay una asignatura con entidad propia, algo que un grupo de médicos de familia, profesores asociados de la UMU, quiere cambiar.

«Solo hay ocho universidades en toda España que siguen sin incluir la Medicina de Familia y Comunitaria como asignatura», explican Juan Francisco Menárguez y Juan Pereñíguez, dos de estos profesores (son ocho en total). Estos profesionales han pedido tanto a la Facultad como al equipo rectoral de la UMU que aprovechen la próxima revisión de los grados tras el plan Bolonia para incorporar la nueva asignatura, con otros seis créditos que se unirían a los seis actuales. «En Estados Unidos y en muchas universidades europeas no es que haya asignaturas, hay departamentos enteros de Medicina de Familia», advierten Menárguez y Pereñíguez.

«Se habla de potenciar la Primaria, pero el cambio debe empezar en la propia formación de los profesionales»

Se trata de que los futuros médicos puedan conocer esta especialidad y sus características propias. «No se puede elegir lo que desconoces», subraya Juan Francisco Menárguez. Las plazas de Medicina de Familia suelen ser las últimas en ocuparse tras el examen MIR. Ser cardiólogo o cirujano sigue teniendo más prestigio dentro de la profesión. Para cambiar el modelo actual del sistema, de forma que gane en calidad y se adapte a la realidad social, hay que empezar por cambiar esta mentalidad, subrayan los profesores asociados. Eso se hace comenzando por la universidad.

«Hay dos modelos, el superespecializado y fragmentado, que es el que se sigue enseñando, y el centrado en el paciente. Ese abordaje más global es lo que aporta la Medicina de Familia, y por eso debe estar en los planes de estudio», subraya el doctor Menárguez. Hay elementos que los estudiantes deben conocer, como «la comunicación en consulta y la relación médico-paciente. Dicen que es algo que se aprende en otras asignaturas, pero no es verdad», advierten estos profesionales.

Los profesores asociados de Medicina de Familia han presentado en la UMU un documento en el que subrayan que «la MFyC hace énfasis en los problemas más frecuentes, prevalentes y urgentes; proporciona mayor peso a los contenidos genéricos de comunicación, razonamiento clínico, gestión de la atención y bioética; incide en los problemas más importantes no solo de los individuos sino de los grupos poblacionales y los grupos con factores de riesgo; e insiste en profundizar en las metodologías de formación, docencia e investigación en su ámbito específico». Los profesionales recalcan que se trata de «un área de conocimiento específica y no la suma de retazos», y defienden que es fundamental para «completar la formación del estudiante». También, subrayan, para construir la sanidad del futuro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos