Los vecinos de Bolnuevo y El Alamillo denuncian que llevan siete meses sin recibir el correo

El Consistorio recurrirá fuera de plazo la decisión de la empresa de no servir correspondencia a domicilio, mientras 3.000 ciudadanos solo pueden recogerlo en la oficina

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Más de 3.000 vecinos de Bolnuevo y El Alamillo denuncian que llevan siete meses sin servicio de correo ordinario a domicilio. La empresa estatal, que defiende que no son siete sino tres, envió a principios de año un escrito a los residentes para informarles de que se quedarían sin servicio postal debido a que tanto el número de habitantes por hectárea como los envíos en ambos puntos son inferiores a lo estipulado en el Reglamento Postal. «Estamos cansados de ir a la oficina de Correos a recoger nuestras cartas; son muchos meses ya», se quejan los residentes de ambas zonas.

El Consistorio tuvo un plazo de ocho meses para presentar alegaciones a esta decisión, pero no lo hizo. Ahora, desde el equipo de Gobierno quieren pedir a Correos que rectifique esta medida y restablezca el servicio de correo ordinario. El concejal Pedro Martínez se reunió hace una semana con la Asociación de Vecinos de Bolnuevo para abordar un problema que crispa a los residentes de esta pedanía. «Planteamos varias opciones. La primera es recurrir la decisión de Correos, aunque es cierto que estamos fuera de plazo. Aún así, lo vamos a intentar porque tenemos constancia de que en otros puntos de la Región se ha conseguido», explica Martínez. «Si no lo logramos, el Ayuntamiento instalará unos paneles para que el reparto sea concentrado. Es decir, los operarios dejarán las cartas en varios puntos, donde estarán todos los buzones de los vecinos. Lo único es que cada vecino tendría que pagar su buzón».

Según Martínez, el Ayuntamiento no puede costear la instalación completa, pues supone un desembolso de 60.000 euros. «Nosotros colocamos la estructura y los vecinos ponen allí sus buzones. Así es como se ha hecho en otras pedanías y todo ha funcionado correctamente, porque lo que exige Correos es concentrar el reparto», matiza.

Desde Correos explican que «Bolnuevo y El Alamillo se declararon entornos especiales en noviembre del año pasado». Tras aquel dictamen, la empresa ofreció un plazo de ocho meses para que estas zonas establecieran los correspondientes buzones para el reparto. «Ni Bolnuevo ni El Alamillo han establecido las infraestructuras necesarias para el reparto conforme nos marca la ley. El correo ordinario se entrega en oficina, tal y como nos marca la legislación», apuntan. «Es importante destacar que otras zonas, como Camposol, ya tienen instaladas sus correspondientes baterías de buzones concentrados y se les reparte con total normalidad», asegura Correos.

Los vecinos de Bolnuevo y El Alamillo sienten impotencia ante esta situación. «Es increíble que hayamos llegado a esto. Estamos hartos. Nos parece injusto que tengamos que ir a la oficina de Correos a recoger nuestra correspondencia», denuncia el presidente de la Asociación de Vecinos de Bolnuevo, Manuel Gómez. «Estamos fuera de plazo para recurrir porque el Ayuntamiento ha querido que fuera así. La instalación de unos paneles para recibir la correspondencia es una solución, pero no nos parece bien que tengamos que pagar nosotros nuestros buzones», lamenta Gómez. «Lo que pedimos es seguir recibiendo las cartas en casa, que para eso pagamos impuestos. No tiene sentido lo que han hecho, y más aún con la gente mayor que vive en estos puntos y que tiene problemas de movilidad», añade.

Los vecinos sostienen que presentaron un escrito en el Ayuntamiento advirtiendo de esta problemática. «Pedimos que hicieran algo, pero se pasaron nuestro informe por el forro del sobaco», denuncia Gómez. Los residentes de Bolnuevo y El Alamillo están dispuestos a pelear hasta que Correos vuelva a llevarles la correspondencia a sus casas. «Si tenemos que recoger firmas o hacer una manifestación, lo haremos; no nos vamos a quedar quietos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos