Un juez investiga al exalcalde Campillo y al concejal Valera por presunta prevaricación

El exalcalde Ginés Campillo y el concejal Andrés Valera. /LV
El exalcalde Ginés Campillo y el concejal Andrés Valera. / LV

Trece trabajadores del Consistorio también están implicados en una supuesta trama con la que autónomos habrían logrado un puesto fijo

JUAN RUIZ PALACIOS y JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

La Justicia sobrevuela de nuevo Mazarrón, un municipio que ya se ha visto salpicado en diversas ocasiones por asuntos de corrupción política. Un juzgado de Totana ha citado en calidad de investigados (antes imputados) al exalcalde Ginés Campillo y al concejal Andrés Valera, ambos del partido Unión Independiente de Mazarrón (UIDM), por presunta prevaricación. También han sido llamados a declarar trece trabajadores del Ayuntamiento que habrían obtenido contratos fijos en el Consistorio de manera ilegal.

Todo surge a raíz de una denuncia presentada ante la Fiscalía por el sindicato de empleados públicos SIME y un particular. Fue interpuesta hace dos años y dio origen a la apertura de unas diligencias informativas por parte del Ministerio Público. Siempre según este documento, los hechos se remontan a la anterior legislatura, cuando Campillo era alcalde y Andrés Valera estaba al frente de la Concejalía de Hacienda. Fue durante ese tiempo cuando ambos dirigentes de UIDM habrían liderado una supuesta trama de contratos a dedo. El 'modus operandi' consistía, presuntamente, en contratar los servicios de autónomos para que realizaran un trabajo propio de funcionarios municipales.

Pasado un tiempo, algunos de estos contratados denunciaban su situación laboral ante Magistratura de Trabajo, que acababa fallando a su favor, reconociendo que venían ocupando el puesto de un empleado público de forma irregular y obligaba al Consistorio a hacerles un contrato indefinido. Otros, presuntamente, habrían alcanzado un compromiso para conseguir el empleo fijo a través de un acuerdo que simplemente habría sido aprobado en Junta de Gobierno local.

«No sé nada. No me ha llegado una notificación del juzgado», asegura el líder de UIDM. «Nunca hice contrato alguno a autónomos. Eso es de la época de Francisco Blaya», dice

«La Fiscalía, después de llevar a cabo la investigación preliminar, habría concluido que existen indicios de criminalidad por parte de los implicados, por lo que se les llama a declarar como imputados», explican desde el SIME. Añaden que «presentamos la denuncia porque solicitábamos al equipo de gobierno información acerca de personas que habían entrado a trabajar, pero no nos contestaba nunca».

El juez remitió ayer mismo un auto al equipo de gobierno y a las partes implicadas, que está en poder de 'La Verdad', en el que cita a declarar al exalcalde Campillo, al edil Valera, a Juan Francisco Marín (actual secretario del Consistorio) y a Javier Torres (actual tesorero), en calidad de investigados por un supuesto delito de prevaricación.

La lista de trabajadores implicados asciende a trece personas, que deberán ir compareciendo entre el 18 de diciembre y el 12 de enero, en que se cerrará la ronda de interrogatorios con el testimonio de los dos dirigentes políticos. En esta larga lista también figura un técnico de Turismo, Pío Garrido.

Por otra parte, tendrán que comparecer en calidad de testigos una amplia relación de personas, que deberán explicar al juez si tenían conocimiento de la situación que se estaba viviendo en el Ayuntamiento. Entre ellos figura la actual alcaldesa, Alicia Jiménez.

«Yo no sé nada de eso»

El exalcalde y líder de UIDM, Ginés Campillo, aseguró ayer a 'La Verdad' que «yo no sé nada (de su imputación). No he oído nada. No he recibido ninguna notificación del juzgado. Además, yo nunca hice ningún contrato a autónomos. Todo eso viene de la época de Francisco Blaya -exalcalde del PP-». Campillo se mostró sorprendido cuando este diario se puso ayer tarde en contacto con él. «Lo único que sé es que los contratos eran de la época de Blaya y que hubo denuncias de autónomos a Magistratura. Pero no entiendo nada. No entiendo que me imputen a mí por eso», puntualizó el exalcalde.

Esta es la segunda causa que salpica al exalcalde y actual líder de UIDM, Ginés Campillo, y a su socio de partido, Andrés Valera. Ambos también están siendo investigados desde hace meses, junto a los actuales concejales de la oposición Isidro Coy, Francisco García y Juan Miguel Muñoz, por otra presunta prevaricación. Estas diligencias están en manos del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Totana. La causa se centra en el supuesto favorecimiento ilegal de un escogido grupo de empresarios locales.

El origen está en la denuncia presentada en la Fiscalía por Diego Jiménez, quien en junio de 2012 optó a la adjudicación de un contrato público y cuya oferta fue rechazada de manera supuestamente irregular. El afectado informó al fiscal de que el Consistorio se había dispuesto a adjudicar, a través de un procedimiento sin publicidad, la 'Programación, contratación, desarrollo y seguimiento de los festejos', por importe de 69.030 euros.

Relató que el Consistorio, presidido por Campillo, contactó con tal motivo con José Baltasar Navarro, quien en ese momento ejercía como tesorero de UIDM, y con otras dos empresas de Fuente Álamo y Valencia.

Fotos

Vídeos