La Guardia Civil investigará las aguas estancadas en la rambla de Camposol

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

El caudal de aguas negras estancado en la rambla de Las Moreras de la urbanización Camposol no remite y los propietarios de los chalés, hartos de soportar los malos olores, incrementados por las altas temperaturas, han decidido denunciar la situación ante el Seprona de la Guardia Civil. La Asociación de Vecinos de Camposol (AVC) explicó ayer que la Benemérita «nos ha confirmado que una patrulla vendrá a tomar fotografías y analizar las aguas, con el fin de enviar toda la documentación a los juzgados de Totana».

Pese a la versión ofrecida esta semana por el equipo de gobierno del PP, el colectivo vecinal expone en su denuncia que «hay un vertido de aguas residuales procedente de las 4.000 viviendas». Incluso subrayan en su comparecencia ante la Benemérita que el supuesto origen son las deficiencias de la red de saneamiento. «Desde 2011 la depuradora encargada de gestionar las aguas residuales está fuera de funcionamiento». Los residentes aseguran que «la responsabilidad de lo ocurrido recae en la promotora de la urbanización, el Ayuntamiento y la Confederación Hidrográfica del Segura».

También detallan que conviven con el agua maloliente «desde finales de junio» y que los más afectados son los propietarios de los sectores C y D, que están separados por el puente situado sobre la rambla de Las Moreras. En la denuncia alertan de que la situación del cauce, teñido de negro y que transporta una especie de pasta marrón, ha empeorado en los últimos tres meses. «La cantidad de agua residual en la rambla está aumentando desde que se observó por primera vez».

La Asociación de Vecinos de Camposol concluye en su denuncia que «las aguas residuales estancadas constituyen un riesgo para la salud de los habitantes de esa zona, además de un perjuicio por el fuerte olor que desprenden».

Fotos

Vídeos