La Cañadica clama contra el olvido

Dos vecinos, junto a la histórica casa de don Zenón y el muro que deberá ser reconstruido para evitar accidentes.
Dos vecinos, junto a la histórica casa de don Zenón y el muro que deberá ser reconstruido para evitar accidentes. / J. R. P.

Arrecian las críticas de los vecinos por el «abandono» de la urbanización; exigen que el Consistorio dé un uso cultural a la mansión de los Monche

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Vecinos del residencial La Cañadica, en Mazarrón, denuncian el abandono del jardín Victoria Monche, donde se ubica la histórica casa solariega de los Monche-Ríos, del siglo XIX. Según lamentan los residentes, «estamos cansados de ver tanta suciedad en el parque. Las hojas de los árboles se caen y el césped hay que podarlo, pero aquí no viene nadie del Ayuntamiento a mantener esto». Además, exigen al Consistorio que remodele la mansión, conocida como la casa de don Zenón. «Los chavales hacen botellones los fines de semana. Se meten dentro y lo han destrozado todo», lamentan.

Uno de los aspectos que más preocupa a los vecinos es una zona en la que los chavales juegan junto a un montículo de una altura de unos dos metros. «Está con vallas del Ayuntamiento, pero no tiene ninguna seguridad. Hasta que no se mate un crío, no harán un muro», remarcan. «Este desastre es culpa del anterior equipo de gobierno, que ordenó tirar un inmueble que hay junto al caserón y dejaron el perímetro sin protección».

Pepita Pérez es una vecina que está cansada de llamar al Consistorio para mostrar su enfado. «Los vecinos queremos bancos para poder sentarnos, porque los que hay están que se caen. La histórica mansión es propiedad municipal, y dentro ahí muchísima suciedad y ratas», recalca. «Los jóvenes se meten y han terminado de destrozar la vivienda por dentro. Han saqueado todo lo que había». Esta residente insiste en que «el parque da asco. Las hojas y el polvo se cuelan en mi patio. Estoy cansada de no poder sentarme en mi terraza».

Josefa Sánchez sufre el mismo problema. «He presentado numerosos escritos en el Ayuntamiento para que limpien la zona, porque mi terraza no se puede pisar de la porquería que hay de los árboles, pero no hacen nada».

Otro de los residentes que sienten impotencia cada vez que se pasa por la zona es Juan Francisco Manrique. «¡Esto es una auténtica vergüenza! ¿Es que no pagamos nuestros impuestos para que los servicios municipales cuiden el jardín? ¿Por qué los políticos no arreglan el caserón y lo convierten en un museo, tal y como llevan años prometiendo? Yo pago casi 600 euros de IBI... Luego dicen que no recaudan y que no hay dinero», se desahoga este vecino. «Queremos que arreglen el caserón y sea un centro cultural. Da infarto ver el edificio en ruinas». Los vecinos aseguran que los servicios municipales no limpian en la plaza y que las plantas y árboles no se riegan. Lo que más preocupa a la gente, sin embargo, es el citado montículo: «Mi nieto juega mucho en este parque y tengo pánico de que un día le pueda pasar algo».

La alcaldesa, Alicia Jiménez, asegura que «estamos a la espera de tener una memoria valorada, realizada por un técnico, para autorizar el presupuesto de la obra de construcción del muro. Son trámites administrativos que tienen que pasar por los departamentos de intervención y urbanismo, por lo que llevan su tiempo». La regidora añade que «solo falta el visto bueno del jefe del servicio. Creemos que el muro se empezará a construir en las próximas semanas».

En cuanto a la remodelación del caserón, Jiménez explica que desde el equipo de gobierno están buscando financiación para realizar el proyecto. «Necesitamos subvenciones que nos ayuden a financiar la remodelación». Y en relación a las quejas por la falta de limpieza y la dejadez del parque, la alcaldesa sostiene que «el tipo de árboles que hay en el parque suelta mucho polen y hojas. Eso no es culpa nuestra. El resto del jardín se está manteniendo y sí pasan los operarios a limpiar».

Fotos

Vídeos