Un banco devolverá el dinero que clientes ingleses anticiparon por una urbanización

La primera sentencia por una fallida promoción de la firma Huma permite a cinco afectados recuperar 110.000 euros; otros mil preparan reclamaciones

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia, ratificando otra anterior del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Murcia, abre la vía para que más de un millar de afectados por una promoción de viviendas que la empresa mazarronera Huma Mediterráneo proyectó, pero no construyó en el municipio almeriense de Cuevas de Almanzora, puedan recuperar las cantidades que dieron como señal. El tribunal reconoce la responsabilidad última de Banco Popular para devolver el dinero entregado a cuenta por los compradores, la mayoría de origen británico, pero entre los que también hay murcianos. Entre los años 2002 y 2005, la entidad financiera suscribió con la promotora -actualmente en liquidación- tres pólizas por un importe total de 15,2 millones de euros

El procedimiento se inició por la demanda conjunta interpuesta por dos matrimonios británicos y un ciudadano de idéntico origen que en los años 2004 y 2005 adquirieron viviendas por hacer en la urbanización promovida por Huma Mediterráneo. Para ello entregaron a la empresa cantidades que superaban los 110.000 euros y que perdieron inicialmente, porque la promoción no salió adelante debido a la falta de permisos del Ayuntamiento de Cuevas de Almanzora y, además, la empresa no devolvió nada porque entró en concurso de acreedores.

Los cinco británicos, representados por el despacho Meoro Avilés Abogados, especializados en asuntos de propiedad inmobiliaria, lograron que el Juzgado de Primera Instancia 7 de Murcia reconociese que dos de los tres contratos suscritos entre el banco y la promotora -descubiertos por los letrados- pueden garantizar la devolución de las sumas sucesivamente entregadas para la compra de las viviendas. Hasta hace poco, los bancos que avalaban grandes promociones defendían su irresponsabilidad si el dinero de los compradores de las viviendas no había sido integrado en una cuenta individual.

Las sentencias de este caso, en cambio, destacan que Huma Mediterráneo domicilió los pagos de sus clientes en una cuenta concreta del banco con el que suscribió las pólizas. Además, los demandantes aportaron abundante documentación que demostró que sus ingresos en la cuenta especial de la promotora fueron destinados a cubrir el precio de venta pactado.

Los demandantes han presentado ahora un recurso de casación para que el Tribunal Supremo determine desde qué momento deben recuperar los intereses generados por las cantidades entregadas, ya que ese criterio no está unificado aún en España. A raíz de este recurso, la junta de jueces de Murcia ha decidido que en todas las reclamaciones basadas en la ley 57/1968 sobre percibo de cantidades entregadas a cuenta se aplique la retroactividad.

Más

Fotos

Vídeos