«Nuestra mayor satisfacción es estar con las víctimas»

La vida de la cabo primero María Dolores Abenza, una de las condecoradas en el acto de ayer, está muy ligada a la institución creada en 1844 por el duque de Ahumada. Es hija y hermana de guardia civil. De los 29 años que lleva perteneciendo al Cuerpo, ha dedicado 27 años a la Policía Judicial, investigando delitos contra las personas.

En 2003 se convirtió en la primera agente de la Benemérita condecorada con la cruz al mérito con distintivo blanco. Ayer repitió este honor gracias a la labor de investigación que realizó para poder resolver el doble asesinato cometido en abril del pasado año en Caravaca de la Cruz. La Benemérita apenas tardó unos días en poner nombre al presunto autor de la muerte a tiros del pastor José Navarrete y de su novia, Encarna.

La condecoración recibida, recalcó, supone un reconocimiento a su labor. «La mayor gratificación para nosotros, sin embargo, es estar con las víctimas en delitos tan sensibles como aquellos que atentan contra la vida».

Entre los condecorados también se encontraba el sargento primero Rafael Torrano que desempeña su labor en la intervención de armas y explosivos de la Quinta Zona. Lleva a sus espaldas 27 años en el cuerpo y once traslados antes de regresar a su tierra.

Fotos

Vídeos