Mascota busca dueño

Estos 13 perros de la Protectora Las Torres necesitan un hogar. Alicia Ayala, presidenta de la protectora, reclama penas legales para prevenir los abandonos de animales

Cuatro de los perros en adopción de la Protectora Las Torres.
Cuatro de los perros en adopción de la Protectora Las Torres. / Las Torres
Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

Más de 40 animales, todos en adopción, conviven a diario en las instalaciones de la Protectora Las Torres, una perrera municipal en la que se aplica el ‘sacrificio cero’ desde hace ocho años y en la que los canes se quedan de forma indefinida o hasta que encuentran un hogar.

‘ROBI’

Algunos de ellos, como ‘Robi', un mestizo de tres años y medio, lleva desde cachorro viviendo en la Protectora Las Torres. “Es educado, obediente, se lleva bien con machos, hembras, gatos ; nada ni nadie es un problema para él. Su comportamiento siempre es agradable y amigable, es de los perros con más cualidades positivas que conocemos, pero inexplicablemente lleva tres años con nosotros. En todo ese tiempo, solo una vez han preguntado por él. Sinceramente, no lo entendemos”, reza el anuncio de la página de Facebook de la protectora en el que buscan una familia para ‘Robi'.

'Robi' en el patio de la protectora Las Torres / Las Torres

Para luchar contra el abandono, Alicia Ayala, presidenta de la protectora, tiene claro que el control de la Comunidad es esencial: “Dicen que el microchip es obligatorio, pero solo uno de cada 30 que llegan a la perrera lo tiene. Y luego es algo que no controla nadie. No existen penas legales para los dueños que abandonan”, denuncia.

‘PLUMA’

En algunos casos, los abandonos se producen incluso por partida doble. Así ha sucedido con ‘Pluma’, una perrita mestiza de Bull Terrier, cariñosa y activa a la que encontraron un dueño en 2013, cuando apenas tenía 10 meses. Ahora se halla de nuevo en la perrera, “por eso debemos advertir sobre la responsabilidad de tener un perro. Adoptar es una responsabilidad para toda la vida del animal, que suelen ser alrededor de 15 años”, insiste Ayala.

'Pluma' espera su segunda adopción. / Las Torres

‘TINA’

Sin duda, los que salen antes de las perreras son los cachorros. Son los meses de abril, mayo, septiembre y octubre en los que más se llenan las protectoras de bebés caninos y gatunos, épocas de camadas. “Castrar no es obligatorio, pero si tu animal ha tenido crías, deberías responsabilizarte de ellas, no abandonarlas, que es lo más frecuente”, apunta la presidenta de la Protectora Las Torres.

Un ejemplo de estas mascotas, fruto de una camada indeseada y que se quedan sin dueño de forma prematura es ‘Tina’, cruce de Staffordshire, de apenas un año, súper alegre y muy juguetona.

'Tina', una de las cachorritas de la protectora. / Las Torres

‘PRADA’

Ella es otra de los cachorros de la perrera. ‘Prada’ estuvo durante semanas abandonada por las calles de Las Torres de Cotillas, alimentada por los vecinos, hasta que se dejó coger y le dieron cobijo en la protectora. Es juguetona, de tamaño mediano y se lleva bien con los demás animales, pero no le gusta nada estar enjaulada.

'Prada' pasea con correa. / Las Torres

‘ROCKO’

Esta máquina de energía y cariño es ‘Rocko’. Nació en 2016 y llegó en la primavera de este año a la perrera, donde dicen que nunca ha dado problemas de comportamiento. Eso sí, necesita mucha actividad, debido a su edad y fuerza física, ya que es un cruce de Staffordshire.

'Rocko', una máquina de energía y cariño. / Las Torres

‘ENZO’

La Leishmaniosis es otra de las razones por las que los dueños suelen abandonar a sus mascotas. Es el caso de Enzo, un cruce de labrador que con apenas un año ya está en la perrera. “Es una ignorancia total creer que un perro con esa enfermedad ya no tiene futuro. La Comunidad podría hacer algo para informar sobre la Leishmaniosis, porque hay mucha desinformación alrededor de ella. Es cierto que no tiene cura, pero sí tratamiento, y cuando se coge a tiempo como en el caso de ‘Enzo’, que tiene unos niveles muy bajos y ningún órgano esta afectado, el perro tiene una vida totalmente normal con 2 pastillas diarias súper económicas”, insiste Ayala.

'Enzo' junto a una voluntaria de la protectora. / Las Torres

‘ZARCO’

Cuando un animal llega a la Protectora Las Torres, el procedimiento siempre es el mismo: si tiene chip, se intenta contactar con el dueño. Si este no responde y reclama a su mascota en el plazo de 15 días, el can pasa a ser propiedad de la perrera. ‘Zarco’ nació en 2014, es un cruce de Doberman con el carácter muy dócil. Llegó a principios del verano a la protectora, “aunque estaba muy delgado y seguramente llevaba abandonado un tiempo”, dice Ayala.

'Zarco', un cruce de Doberman de carácter dócil. / Las Torres

‘SASHA’

En 2016, se abandonaron en España un total de 135.000 mascotas. Un 10% de los casos se dieron en la Región. Algunos son realmente dramáticos, como el de ‘Sasha’, una perra cruce de podenco a la que dejaron atada a una farola. Llegó a la protectora Las Torres, según la presidenta “con una mirada de miedo y desconcierto que nos tenía desolados. Eso fue a principios de año. Ahora es una perra completamente distinta, alegre, juguetona y activa”.

A 'Sasha' la abandonaron atada a una farola. / Las Torres

‘BECKY’

Pasar por esta experiencia es algo realmente traumático para una mascota. ‘Becky’ fue abandonada en un solar, “aterrorizada, no se movió de ahí en dos días enteros. Ha tenido pánico a todo: a ver moverse un pie, una silla, una hoja. Cuando la recogimos, caminaba encorvada y agachada de las patas traseras, llegamos a creer que tenía alguna deformidad, pero solo era miedo”, explica Ayala. Ahora ya está recuperada y preparada para encontrar un hogar donde la quieran.

'Becky' pasea en coche. / Las Torres

‘YARI’

A los grandullones les resulta más difícil encontrar casa. ‘Yari’ es uno de ellos, un cruce de pastor que ya lleva dos años en la perrera. Nació en 2015, es muy sociable y, aunque llegó siendo un poco hiperactivo, ahora es un perro tranquilo. Al igual que ‘Robi’, es de los que más tiempo lleva en Las Torres.

'Yari' lleva dos años en la protectora. / Las Torres

‘MARCELO’

‘Marcelo’ es otro de los grandes, nacido en 2014, cruce de Husky y Pastor Alemán. “Lo recogimos en la calle y costó bastante, porque era agresivo. No tardamos en darnos cuenta que había sido maltratado y esa agresividad no era más que defensa por pura supervivencia. Por eso, han tenido que pasar muchos meses para que podamos ponerlo en adopción, y aunque su carácter está también marcado por su cruce de Husky, ahora es sociable, sale con todos al recinto, comparte jaula con otra compañera pastora, pasea con correa y le encanta que lo mimes”, explica su anuncio de adopción.

'Marcelo', cruce de Husky y Pastor Alemán. / Las Torres

‘OBI’

‘Obi’ tiene aproximadamente un año y medio. Es un cruce de pitbull y de tamaño mediano. Apareció vagando por la calle y malherido a finales de octubre del año pasado. “Seguramente había sido utilizado como carnaza en peleas de perros. Ahora esta totalmente recuperado, es un perro maravilloso activo, feliz y cariñoso. Se lleva bien tanto con machos como con hembras y destaca por ser muy juguetón”, dice Ayala. Eso sí, su futuro adoptante necesitará licencia de animales peligrosos.

'Obi', cruce de Pitbull de tamaño mediano. / Las Torres

‘SHIBA’

Esta preciosa perra es la última de la lista. Se calcula que nació en 2014. Es un cruce de American Stanford a la que dejaron abandonada atada a una farola, junto a un colegio. Ayala recalca que “se nota que ha vivido en familia, porque sabe pasear con correa, y es una perra muy tranquila, aunque algo desconfiada”. Para adoptar a cualquiera de estos 13 canes, tan solo hay que escribir un email a protectoralastorres@hotmail.com

'Shiba' pasea junto a las voluntarias de Las Torres. / Las Torres

Fotos

Vídeos