El 6 de marzo arranca el juicio de Valeo tras dos décadas y con 28 afectados ya fallecidos

Juan Monteagudo, ayer, en la Audiencia, con una foto de las protestas que la plantilla realizó contra Valeo en los noventa./Edu Botella / AGM
Juan Monteagudo, ayer, en la Audiencia, con una foto de las protestas que la plantilla realizó contra Valeo en los noventa. / Edu Botella / AGM

Desde que se presentó la denuncia, en 1997, también han muerto tres de los encausados y uno de los testigos

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Cuando a Juan Monteagudo le comunicaron en marzo de 2017 que padecía cáncer, una de las cosas que más le preocupó es que quizá no llegaría con vida a la vista oral contra Valeo. «Pensaba que iba a convertirme en otro trabajador más que no iba a estar en el juicio». No sufrió un ataque de ansiedad por el diagnóstico que le acababan de dar; tan solo temía convertirse en un número más de la lista de fallecidos de esta causa, que se remonta a una denuncia interpuesta en junio de 1997 por un supuesto delito contra los derechos de los trabajadores. «Ya han muerto 28 compañeros», comentaba ayer a las puertas de la Audiencia Provincial.

Los decesos no solo se han producido en el lado de la acusación particular. También en los bandos de los acusados y de los testigos. Luis Castillo, abogado de la plantilla, confirma que tres de los encausados han fallecido: el tesorero, un letrado y un exmagistrado, que fue socio de Valeo tras abandonar la carrera judicial. Entre los testigos ha muerto el detective que investigó a Valeo cuando en 1994 extinguió la totalidad de los contratos y vendió la planta de Murcia a Metalurgia del Sureste, protegiéndose supuestamente de futuras reclamaciones laborales a pesar de que ese año había facturado 5.600 millones de francos.

«Uno de mis testigos padece alzhéimer y tendré que renunciar a su testimonio», subraya Luis Castillo. «Afortunadamente hay abundante documentación», resalta el letrado después de haber perdido a varios testigos, incluido el detective, por la demora de la Administración de Justicia para juzgar esta causa.

En El Palmar, el pasado sábado enterraron al último empleado que se perderá la vista

Sin olvidar, además, los errores, que también los ha habido, ya que a la hora de señalar la fecha de la vista «hubo dos providencias y una era errónea». Inicialmente se les notificó que el juicio sería el 6 de abril, pero será el 6 de marzo.

«Cuando la Justicia es lenta, no es justicia», zanja Castillo. Juan Monteagudo corrobora tal afirmación, pero tras haberse repuesto de seis sesiones de quimioterapia y veinte de radioterapia, asegura que «puedo dar las gracias porque llegaré a ver el juicio. Han sido meses muy malos, pero los médicos me han dicho que ya solo tengo que pasar revisiones periódicas». Y no olvida que, tras más de dos décadas esperando, «hay muchas personas que han muerto por el disgusto de Valeo».

No exagera, ya que el pasado sábado, en El Palmar, fue enterrado otro compañero de trabajo. «Era el único que había ganado un juicio contra Valeo. Denunció por un tema de amianto y le indemnizaron con 490.000 euros». El dinero no evitó que muriese de cáncer de pulmón.

Inicialmente, en la causa había 145 afectados y ahora quedan 117, los cuales siguen reclamando 12 millones de euros, además de los intereses legales. «Le gente dice que nos mueve el dinero, pero nosotros solo queremos ver condenado a Valeo por la venta fraudulenta de la empresa, con la que nos 'tiraron' a la calle». El fiscal rebaja esa cifra a 7,9 millones y pide tres años de cárcel para cada uno de los imputados, cuya cifra se ha reducido de diez a siete, de los cuales uno está sin localizar. «Espero que no nos llevemos otra sorpresa con más retrasos», apunta este jubilado, de 67 años.

Ojo con las cuestiones previas

Por desgracia, Juan Monteagudo y sus compañeros quizás tengan que enfrentarse a otro disgusto. El letrado Luis Castillo avanza que al inicio de la vista oral, el 6 de marzo, «no sería de extrañar que la defensa, en las cuestiones previas, plantee nulidades y prescripciones para demorar el procedimiento».

Ya en octubre de 2015 se dieron ocho meses para negociar los despidos. No hubo acuerdo. En el día de ayer, Castillo se reunió con algunos testigos. Tenía que refrescarles la memoria.

Sin espacio en la Audiencia para todos «los acusadores»

El centro parroquial de Santa María de Gracia acogerá mañana, a las 17 horas, una asamblea de los extrabajadores de Valeo. Uno de los puntos candentes será plantear a la Administración de Justicia que habilite un espacio que permita asistir al juicio a los 117 afectados que quedan con vida. «Solo hay capacidad para unas cuarenta personas», apunta el letrado Luis Castillo, sabedor de que puede que los antiguos empleados le soliciten esta medida excepcionales para la vista. Tan solo hay dos precedentes en la Región: los juicios contra el 'clan de Los Pijetes', con 47 acusados y una veintena de abogados, y el 'crimen de los holandeses', que obligó a que las vistas se celebrasen en el salón de actos de la Ciudad de la Justicia, en vez de en una sala de la Audiencia. Juan Monteagudo, uno de los trabajadores, reflexiona que «todos somos acusadores, por lo que todos deberíamos entrar. Si no hay sitio, ¿quién decidirá los que pasan y los que se quedan fuera después de tantos años de espera?».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos