Una mano permite a la Guardia Civil identificar al hombre de la A-30 que fue atropellado

JORGE GARCÍA BADÍA y S. SÁNCHEZMurcia

Una mano encontrada sobre el asfalto ha permitido a la Guardia Civil averiguar la identidad del cadáver despedazado en la autovía A-30. Las huellas corresponden a un hombre, de 40 años, F.J.C.R., natural de Madrid y que residía en San Javier, según confirmaron ayer fuentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. El Instituto Armado mantiene abierta una investigación desde que el pasado lunes, a las 6.21 horas, se tuvo conocimiento de que más de una veintena de vehículos habían pasado por encima del cuerpo de este individuo pensando que se trataba de un animal.

A pesar de que inicialmente estaban abiertas todas las hipótesis sobre las causas del fallecimiento, desde el atropello, al suicidio, incluso que tirasen a la carretera el cuerpo sin vida de F.J.C.R., desde la Comandancia de Murcia confirmaron ayer que «en principio, la muerte ha sido por atropello». Las citadas fuentes precisaron que se está a la espera de conocer los datos de la autopsia. El cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal y el atestado se está terminando. De forma que las causas del fallecimiento no se podrán determinar con exactitud hasta que concluya la autopsia.

Los investigadores de la Guardia Civil siguen recabando información sobre lo sucedido. De momento, se desconocen los motivos por los que la víctima se encontraba de madrugada en la A-30, en las inmediaciones de la gasolinera Garcerán, en el término de Torre Pacheco. Los vecinos de San Javier todavía siguen sin dar crédito a las extrañas circunstancias que rodean a la muerte de este hombre.

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos