Los socialistas alertan del grave estado que presenta el estanque de Doña Inés

Se hacen eco de las peticiones vecinales para impermeabilizar el lago y corregir las fugas que han hecho desaparecer a peces y patos

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Uno de los principales atractivos de la pedanía de Doña Inés era el estanque. Se surtía de un manantial que lo mantenía prácticamente lleno todo el año. Sin embargo, el manantial que lo abastecía desapareció y la permeabilidad del lago lo lleva a que el agua acumulada de la lluvia y de la nieve se pierda cuando las intensas temperaturas hacen aparición. Ello ha llevado a que sus peces, patos y aves hayan casi desaparecido, quedando únicamente algunos palmípedos que no se encuentran en las mejores condiciones.

El grupo municipal socialista denunció el pasado sábado el estado que presenta el estanque y solicitó una reparación urgente para «evitar la pérdida de este espacio natural». Lo hizo su portavoz, Diego José Mateos Molina, quien señaló que se hacen eco de las quejas de los vecinos del lugar. «En una reciente visita a petición de los vecinos y colectivos de la pedanía nos mostraron el estado que presenta el lago y nos reclamaron ayuda para lograr su recuperación. Es lo que pretendemos, que pueda volver a ser un lugar con encanto que atraía a público no solo del lugar, sino de poblaciones limítrofes», señaló Diego José Mateos.

El portavoz socialista se mostró preocupado porque se lleve a cabo una actuación cuanto antes que evite «su desaparición». Entre las actuaciones necesarias -indicó- está la «permeabilidad» del estanque. «El agua se filtra y se pierde, por lo que, ya que tenía un flujo constante que venía del desaparecido manantial». Y pidió «un flujo de agua» que permita mantenerlo con un buen cauce a lo largo de todo el año para evitar la desaparición de la fauna».

Solicitan un flujo de agua constante que supla la desaparición del manantial

El edil socialista también se mostró preocupado por los pocos patos que quedan en el estanque. «Queda muy poca agua, apenas un charco, y viven como pueden en ese espacio. Sería necesario resolver este asunto a la mayor brevedad mientras se ejecutan las obras necesarias para devolverle al lugar todo su encanto».

La historia hace referencia a Doña Inés como un núcleo de 22 cortijos «con una gran fuente de agua». En el lugar, en los últimos años, se establecieron un grupo de casas rurales que se han convertido en un punto de atracción para el turismo rural.

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos