El resurgir de la Fuente del Oro

Obreros dando los últimos retoques al suelo de cantos rodados el pasado viernes./Sonia M. Lario / AGM
Obreros dando los últimos retoques al suelo de cantos rodados el pasado viernes. / Sonia M. Lario / AGM

El conjunto hidráulico será inaugurado en unos días después de su rehabilitación tras los daños de la riada de octubre de 1973

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Algunos aún recuerdan la antigua tradición de la noche de San Juan, allá por el mes de junio, cuando, mientras las hogueras ocupaban las calles, mucha gente acudía hasta la cercana Fuente del Oro para echarse agua, a modo de baño. Se atribuía a ese remojo la facultad de dar salud para todo el año, y especialmente contra las enfermedades cutáneas.

A buen seguro que en la próxima fiesta de San Juan muchos cumplirán con esta vieja costumbre, en desuso, después de que el conjunto hidráulico fuera destruido casi en su totalidad como consecuencia de la riada de octubre de 1973. Los trabajos de rehabilitación de los últimos meses han propiciado la recuperación del monumento convirtiéndolo en un lugar lleno de encanto.

La Fuente del Oro, o Caños de Cerón, fue uno de los lugares de la ciudad en que se podía coger agua para llevar a las casas. Pero además, servía de abrevadero para los animales, como da fe la fotografía realizada por Pedro Menchón en 1925 que se conserva en el Archivo Municipal. Algunos estudiosos sitúan sus orígenes en la época musulmana, aunque la primera cita documental aparece en el privilegio del rey Alfonso X, en el año 1269, por el que concede las aguas de dicha fuente al Concejo lorquino.

El conjunto ha sufrido a lo largo de la historia daños con cierta frecuencia, siendo las grandes riadas del Guadalentín las que lograron arrasar el monumento en diversas ocasiones. El 'Diluvio' de 1568 y las riadas de 1691 y 1701, obligaron a repararla repetidamente. Y la última, la de octubre de 1973 la dejó tal y como estaba antes de la restauración acometida. Las mejoras no solo han recuperado los caños, sino también creado un jardín casi en vertical de plantas aromáticas. El suelo ha sido cubierto con cantos rodados que le da un aspecto similar al que presentaban las calles que circundaban la Plaza de España hasta hace unos años. Nueva iluminación, una rampa y escaleras, completan el conjunto que en unos días se convertirá en un lugar de visita obligada.

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos