La renovación de las calles adyacentes a Juan Carlos I estará lista en un mes

Operarios trabajan en la instalación de una de las nuevas farolas en la calle José Espinosa Pomares, ayer.
Operarios trabajan en la instalación de una de las nuevas farolas en la calle José Espinosa Pomares, ayer. / Sonia M. Lario / AGM

Las brigadas colocarán el nuevo pavimento antes del inicio del curso escolar con el fin de no colapsar más el tráfico

INMA RUIZLORCA

Las obras de renovación de las calles adyacentes a la principal arteria de la ciudad, la avenida Juan Carlos I, ya están ejecutadas al 90%, y se prevé su conclusión en el plazo de un mes, esto es, a principios de septiembre. Así lo confirmó ayer la directora general de Ordenación del Territorio, Arquitectura y Vivienda, Laura Sandoval, que junto al concejal de Fomento, Ángel Meca, visitó los trabajos que se acometen estos días.

Las labores afectan a las calles José Espinosa Pomares, Periodista López Barnés, Alameda de Menchirón y plaza de Carruajes, y cuentan con un presupuesto de 544.000 euros. Las obras están financiadas por el Gobierno regional con cargo al préstamo del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Ángel Meca precisó que el 4 de septiembre comenzará la pavimentación de la calzada, «que deberá estar terminada para el inicio del curso escolar» con el fin de que no se vea más colapsado el tráfico en la ciudad. Estas arterias están sirviendo durante el mes de agosto de vía alternativa para los vehículos tras cerrarse al tráfico el tramo de Juan Carlos I comprendido entre Óvalo de Santa Paula y alameda de Menchirón.El concejal de Fomento destacó que se ha renovado la red de pluviales, que se conectará con el colector de alameda de Cervantes e irá a parar a la rambla de Tiata, para evitar las habituales inundaciones en el paso subterráneo bajo la vía del ferrocarril en episodios de lluvias fuertes.

Cambios en la circulación

Además se instalará un punto de recarga para vehículos eléctricos frente a la estación de ferrocarril. La mejora de la avenida Juan Carlos I es uno de los principales proyectos urbanos que se ejecutan en Lorca. El objetivo es darle más protagonismo al peatón y conseguir un «un eje más amable y habitable».

Las obras que acaban de dar comienzo en la alameda de Cervantes provocarán desde hoy modificaciones en el tráfico, ya que se cerrará a la circulación el tramo comprendido entre el cruce de El Gato y las vías de tren en dirección al Óvalo.

Según informa el Ayuntamiento, la Policía Local establecerá itinerarios alternativos para turismos y transporte público, mientras que en dirección al barrio de San Fernando estará abierta la circulación. Los vehículos procedentes de Ronda Central circularán por calles Poeta Para Vico, Juana Martínez Soriano y alameda Doctor Jimeno Baduell.

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos