Los regantes tienen agua para tres meses y confían en otro trasvase

Marín y Gil, ayer, durante la asamblea anual de regantes./P. ALONSO / AGM
Marín y Gil, ayer, durante la asamblea anual de regantes. / P. ALONSO / AGM

Los comuneros celebraron su asamblea anual en la que se aprobó un presupuesto de 23 millones de euros para el ejercicio 2018

I. RUIZLorca

La Comunidad de Regantes celebró ayer su asamblea anual en un ambiente general de satisfacción y alivio por la estabilidad que supone la llegada del agua del Trasvase Tajo-Segura, con la que tienen garantizado el riego para los próximos tres meses. De los veinte hectómetros cúbicos autorizados hasta junio, los regantes lorquinos percibirán un caudal mensual de 800.000 metros cúbicos.

La aportación del agua, que era su principal preocupación, supone un buen augurio también para el verano, ya que los comuneros confían en que el aumento de las reservas en los pantanos de la cabecera del Tajo les permita obtener nuevos desembalses a partir de julio.

«Hay buenas perspectivas, creemos que podremos disponer de agua durante los próximos seis o siete meses y eso nos da mucha seguridad. Será agua buena y muy económica», dijo el presidente de los comuneros, Juan Marín. Recordó que «hemos estado once meses sin recibir ni una gota del trasvase y lo hemos pasado muy mal».

Un nuevo embalse permitirá almacenar 800.000 metros cúbicos de aguaSe mantiene el precio para el regadío tradicional y sube el del consolidado

En la asamblea, celebrada en el Centro Cultural, Marín rindió cuentas del ejercicio anterior, que se ha saldado con un superávit de 700.000 euros, y se aprobaron los presupuestos para 2018, que ascienden a 23 millones de euros, casi dos millones más que en el ejercicio anterior.

Los comuneros afrontan este año la ejecución de importantes infraestructuras, ya que están a punto de concluir las obras para que, en el plazo de un mes, entre en funcionamiento la tubería que llevará el agua desde la desaladora de Águilas, a través del Cerro Colorao, hasta la pedanía de Hinojar.

La nueva tubería, en mayo

Se trata de una conducción transversal, «el cierre del anillo», dijo Marín. Permitirá la conexión del conducto principal, de salida desde el embalse del Cerro Colorao, con las redes de distribución secundarias gestionadas por la Comunidad de Regantes de Lorca, incluyendo los bombeos y elementos de regulación necesarios para llegar a su zona regable. La tubería tendrá un coste para los comuneros de 1,6 millones de euros.

Los regantes también verán solucionadas este año sus carencias de agua embalsada, con la adquisición de 12 hectáreas de terreno en la pedanía de Purias, donde se construirá este verano un gran pantano de regulación con capacidad para unos 800.000 metros cúbicos, anunció el presidente de los regantes.

En la asamblea celebrada ayer, se aprobó la adquisición de las tierras, que tendrán un coste de 3 millones de euros.

El incremento de la capacidad de reserva de agua para riego se considera un objetivo prioritario, daría una gran seguridad para disponer de una importante cantidad con la que hacer frente a situaciones complicadas. Además, toda el agua que irá a ese embalse llegaría desde la desalinizadora de Águilas, con lo que no se desaprovecharía la producción que ahora, en caso de lluvias u otros problemas, se ve obligada a parar al no existir posibilidad de almacenamiento.

La asamblea también sirvió para aprobar el precio al que pagarán los 12.000 regantes de Lorca el agua. Los 8.000 comuneros del regadío tradicional que se abastecen de agua del trasvase, del pantano y la cuenca pagarán 0,27 euros el metro cúbico, el mismo precio que hasta ahora.

Penalizarán el exceso de cupo

En el caso de los 4.000 regantes del regadío consolidado, que riegan con agua desalada, el precio sube un céntimo y medio hasta los 0,43 euros el metro cúbico de agua. También se acordó aplicar una subida de la tarifa para los regantes que superen el cupo que tienen asignado. La subida será de dos céntimos en este caso y el precio final quedará en 0,40 euros.

La asamblea anual de los agricultores lorquinos contó con la presencia del alcalde, Fulgencio Gil, que ocupó el asiento contiguo a Juan Marín en la mesa presidencial. Entre los asistentes, también se encontraba el concejal de Agricultura, Ganadería y Agua, Ángel Meca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos