El puente de la Torta pasará por las urnas

Puente de la Torta. / Paco Alonso / AGM

El Ayuntamiento de Lorca baraja someter a la opinión de los lorquinos los proyectos para conservarlo sin que se vea afectado por la Ronda

PILAR WALS y A. SORIANOLorca

La construcción de la Ronda Central de Evacuación o de circunvalación de la ciudad para dar salida a la mayor parte de la circulación rodada y que esta no discurra por el centro se dividió en cuatro fases de las que solo una se ha terminado. De las otras, la primera está en ejecución; la segunda en fase de adjudicación; y la tercera parece la más complicada de plasmar en un proyecto por la circunstancia de que tiene que discurrir por la Rambla de Tiata con el obstáculo del histórico Puente de la Torta, otrora único paso hacia la zona de Santa Quiteria y en la actualidad convertido en paso peatonal.

Lo sencillo, pensarán algunos, es aplicar la misma solución que en los otros tres puentes de dicha rambla, que ha sido o será su desaparición para sobre ellos construir rotondas de la Ronda. Pero en este caso la condición es que la 'pasarela' no puede destruirse ya que es el segundo puente hecho con hormigón en España a principios del siglo XX.

Dirigió su construcción el ingeniero Francisco Manrique de Lara y constituye una de las obras pioneras en la introducción del hormigón en nuestro país, y está considerada como una de las piezas más importantes del pasado siglo.

Constituye una de las obras pioneras en la introducción del hormigón en España

Hay en estudio varias soluciones para la supervivencia del Puente de la Torta dentro del proyecto del tercer tramo de la Ronda Central de Evacuación, que discurrirá por el cauce de la Rambla de Tiata, desde el punto en que se ha terminado el tramo cuarto, el desaparecido Puente de Vallecas, y la conexión con el tramo segundo, cerca de las actuales compuertas que regulan el paso de las aguas procedentes del río Guadalentín.

Como se trata de un tema controvertido y polémico, el equipo de Gobierno municipal tiene la intención de someter a la opinión de los lorquinos, a través de una especie de referéndum las opciones posibles antes de tomar un decisión definitiva que no debe dilatarse mucho para que las obras de la Ronda sigan su curso.

Aunque no hay todavía información oficial, todo parece indicar que la opciones se limitan a mantener el Puente de la Torta en su emplazamiento actual y, por lo tanto en uso, o trasladarlo y cambiarlo de orientación a la mediana de la futura Ronda, como un elemento decorativo.

En la primera opción el vial pasaría bajo el puente que tiene capacidad para los cuatro carriles de la calzada. En la segunda, el traslado ofrece serias dudas a muchos técnicos sobre el posible deterioro que el puente sufriría, aparte de que dejaría de tener utilidad real.

Se trata, como bien conocen los lorquinos que pasan por él, de un puente estrecho, largo y ligero, que se distingue por su gracia y elasticidad. Su autor utilizó el hormigón como si se tratara de acero, dándole una imagen muy similar a los puentes de hierro. Las dimensiones son espectaculares. Cuenta con un arco de cuarenta y cinco metros de luz, formado por dos iguales y paralelos, separados dos metros de eje a eje y arriostrados transversalmente cada tres metros. Tiene un tablero de cuatro metros de ancho.

Antiguamente podía ser atravesado con carros, pero desde hace años quedó en exclusividad para los peatones. Su emplazamiento es ideal para comunicar la zona de las Alamedas con el barrio de Santa Quiteria y la alameda que conduce al santuario patronal. A lo largo del tiempo este puente ha sido sometido a trabajos de consolidación, el más reciente tras los seísmos de 2011.

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos