«Hemos pasado mucho miedo por si había una explosión y saltábamos por los aires»

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

«Hemos pasado mucho miedo, auténtico terror, porque las llamas eran tan altas como los tejados del convento. Nuestra mayor preocupación era por si había una explosión y saltábamos por los aires», contaba entre lágrimas ayer la superiora del monasterio de Santa Ana y Magdalena de clarisas, la Madre María Jesús, mientras aún los bomberos trataban de extinguir el fuego. Estaban en la panadería -situada apenas a unos metros de donde ayer ardió el autobús- cuando comenzaron a ver un intenso humo negro. «No sabíamos qué estaba pasando. Entonces, llegaron unos amigos corriendo alertándonos de lo que estaba ocurriendo. Cerramos todas las puertas y ventanas y nos fuimos al otro lado del convento, ya que en el huerto no se podía estar por el intenso humo», relató la abadesa del monasterio.

La mayor preocupación era una línea eléctrica que se sitúa justo encima de donde ardió el bus. «Los bomberos llegaron poco después y apagaron el fuego y los técnicos de Iberdrola también han estado aquí para ver los daños que han causado las llamas en las redes que surten al convento. Afortunadamente el cableado no se ha visto afectado, por lo que en ningún momento nos hemos quedado sin suministro», contó la Madre María Jesús.

La normalidad llegó al monasterio sobre las cinco de la tarde cuando terminaron las tareas de retirada del autobús y de limpieza de la avenida de Santa Clara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos