Mano dura contra los ciudadanos que dejen la basura fuera del contenedor

Los nuevos vehículos de retirada de residuos de Limusa./D. G. / AGM
Los nuevos vehículos de retirada de residuos de Limusa. / D. G. / AGM

El concejal advierte de sanciones de hasta 150 euros y anuncia más controles para evitar que se arrojen desperdicios en los barrancos

PILAR WALSLORCA

La ciudad no está todo lo limpia que cabe esperar. Esta afirmación tan tajante de muchos lorquinos fue reconocida ayer como válida por el concejal delegado de Limusa, Juan Francisco Martínez Carrasco, pero quiso hacer una observación: «Se limpia más que nunca». El edil y los periodistas que ayer mañana acudieron a la presentación de los cuatro nuevos vehículos que permitirán a la empresa municipal mejorar la limpieza viaria, el mantenimiento de contenedores y la retirada de residuos, escucharon, por boca de algunos trabajadores de Limusa, las situaciones que cada día se encuentran en el desarrollo de su trabajo. Van desde recoger hasta siete veces al día montones de bolsas de basura que se dejan junto a los contenedores soterrados, hasta contemplar cómo algunos ciudadanos tiran papeles estando junto a papeleras y con el barrendero a solo unos metros.

Estas afirmaciones de los trabajadores de la limpieza indignaron al concejal responsable, que apeló a la concienciación de los ciudadanos. «Este tipo de actitudes nos perjudican a todos. Estamos viendo que son cuestiones subsanables con un poco de esfuerzo por parte de todos. No es de recibo que se tiren bolsas de basura a las papeleras, cuando a poca distancia hay un contenedor o que nos veamos obligados a vaciar contenedores que a la luz del día están repletos de residuos», argumentó. Calles repletas de orines que son limpiadas casi a diario o barrancos que acumulan cada cierto tiempo cientos de bolsas de basura, son otros de los inconvenientes que se intentan resolver con la concienciación, detalló Juan Francisco Martínez. El concejal anunció que «las conductas incívicas serán sancionadas». Y recordó que las multas «son bastante altas. Van desde los 50 a 150 euros».

Mientras, ayer se presentó la nueva maquinaria para intentar mantener la ciudad más limpia. Se trata de la renovación del parque móvil ligero de limpieza viaria, en el que se han invertido 130.000 euros. Permitirán resolver las situaciones de descolme de áreas de aportación de residuos, recogida de voluminosos e incluso mantenimiento de contenedores. Dos de las unidades cuentan con puerta trasera elevadora capaz de soportar hasta 500 kilos, lo que facilitará la carga y descarga.

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos