Lujo gastronómico en el Mercado del Sol

Zona central del Mercado del Sol, con los primeros clientes degustando la oferta gastronómica.
Zona central del Mercado del Sol, con los primeros clientes degustando la oferta gastronómica. / David Giner / AGM

Abre al público el primer espacio 'gourmet' de la Región, en los almacenes Bertrand. Los locales, con una amplia oferta de especialidades, se reparten por las tres plantas de las antiguas galerías comerciales

INMA RUIZLorca

El logotipo de los legendarios almacenes Bertrand recorrió durante décadas la ciudad en bolsas o en el papel en el que las solícitas dependientas envolvían, primorosamente, ropa y tejidos. Este comercio fue un referente de calidad y de atención al cliente durante varias décadas desde los años 40. Ese mismo sol, flameante y con una sonrisa, ha pasado de ser la seña de identidad de las extintos almacenes al logotipo del nuevo Mercado del Sol, que ayer abrió sus puertas.

Se trata de «la apuesta gastronómica y de ocio más moderna de la Región», según sus promotores, en la que se mantiene la puesta en escena de las clásicas galerías con la imponente lámpara de araña y la escalera imperial. Pero las doradas y enormes cajas registradoras han dado paso a reducidas pantallas de ordenador y los clásicos mostradores han sido sustituidos por otros más funcionales. Pese a todo, la seña de identidad continúa siendo la calidad.

El arquitecto Martín Lejarraga se ha encargado del diseño. Es su primer proyecto de este tipo. «Me ha resultado muy fácil, el edificio era muy inspirador, ha sido una experiencia maravillosa», afirmó.

El presidente de los comerciantes confía en que «será un aliciente» para el sector

Los hosteleros que se han instalado están muy ilusionados con la apuesta tan fuerte que se ha hecho por este establecimiento y por la estética tan cuidada, ya que no se ha dejado ni un solo detalle a la improvisación. Vasily Vorobiev ofrece cafés y tés en hermosas teteras y tazas, acordes con el entorno. Aseguró a 'La Verdad' que «queremos romper moldes, es un sitio céntrico, con historia, con lo hermoso que ha quedado es imposible que no funcione, sobre todo cuando se ofrece calidad».

Domingo Sorrenti, que despacha cócteles en sus más variadas versiones, dijo que «viajo mucho, he estado en mercados gastronómicos muy conocidos pero este es el más bonito». Añadió que «la decoración y todos los detalles son espectaculares».

El Mercado del Sol se llenó ayer de clientes en el día de su apertura. Recorrieron las tres plantas con curiosidad por conocer la transformación que ha experimentado el local y las especialidades que ofrecen los hosteleros; carnes, pescados, hamburguesas, sushi, croquetas, quesos... También vinos, cócteles, cervezas, pastelería y bollería que completan, de momento, el espacio de este singular establecimiento. Aún quedan algunos puestos libres, que la dirección del mercado espera llenar en las próximas semanas.

«Tenemos mucha confianza en que este proyecto sea un éxito, es la primera experiencia de este tipo en la Región», dijo su director, Sergio Gallego. Añadió que «es un impulso importante para Lorca, no solo gastronómico, también cultural y social por la variedad de eventos que vamos a programar».A esta inauguración informal asistieron representantes de los agentes sociales y económicos de la ciudad. El presidente de la Cámara de Comercio, Juan Francisco Gómez, se mostró convencido de que el Mercado del Sol va a ser «un punto de inflexión para la hostelería en el municipio, porque adquirirá un rango que antes no tenía».

El presidente de Hostelor, Francisco Jesús Abellaneda dijo que «los lorquinos tenemos que empezar a creer en esto, respaldarlo y evitar que nos venzan las críticas negativas».

El presidente de la Unión Comarcal de Comerciantes aseguró «que será un aliciente muy importante para el comercio». Abundó en que «parece que estemos en otra época y en otro lugar, las instalaciones son preciosas», confesó.

Fotos

Vídeos