Imparten dos cursos para sacar de la exclusión social a 43 vecinos que reciben ayudas

Los alumnos que han participado en los dos cursos posaron junto a la edil Sandra Martínez (c), tras recoger sus diplomas./Sonia M. Lario / AGM
Los alumnos que han participado en los dos cursos posaron junto a la edil Sandra Martínez (c), tras recoger sus diplomas. / Sonia M. Lario / AGM

Se les ha adiestrado en distintos métodos para buscar empleo y han realizado prácticas de jardinería, cocina y conserjería

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Hace seis meses se pusieron en marcha dos estrategias formativas con la principal pretensión de tutelar a un grupo de beneficiarios de Servicios Sociales con el fin de sacarlos de las rutinas habituales de subvenciones para pervivir. Cuarenta y tres usuarios participaron en la iniciativa. Todos ellos, según la concejal de Familia y Bienestar Social, Sandra Martínez Navarro, «lorquinos en situación o riesgo de exclusión social. La intención era ayudarles para que abandonaran el sistema de Servicios Sociales y recuperar así su autonomía».

Las acciones formativas han consistido en dos cursos de habilidades sociales y en el Programa Integra, que tiene el objetivo de contribuir a la inserción socio-laboral de los participantes, mediante el entrenamiento en aquellas habilidades que les permitan relacionarse de una manera más adaptada a su entorno social, recalcó la concejal.

Se les ha ofrecido, sobre todo, formación para lograr «autonomía de empleo. Esto es, adiestramiento para moverse a través de las redes sociales y otros medios para conseguir un empleo. Hay personas con carencias que dificultan su oportunidad de encontrar un puesto de trabajo, aunque cuenten con la formación necesaria para ello. Se ha tutorizado a cada uno de los participantes para lograr esa autonomía que en la mayoría de las ocasiones precisaban».

«Un pequeño empujón»

Durante seis meses se les ha formado para lograr su inserción social y laboral. Se les ha dado a conocer los recursos con los que cuenta la ciudad y enseñado una serie de habilidades que les faciliten el camino hacia su incorporación social, destacó la edil de Bienestar Social, quien añadió que «realmente lo que precisaban era un pequeño empujón y sentirse apoyados para lanzarse a la búsqueda de un trabajo».

La edil indicó que la mejor manera de ayudar a estas personas no es darles una ayuda mensual con la que poder vivir. «Quieren trabajar, como han demostrado en estos seis meses de formación, pero necesitan ayuda. Cada uno cuenta con necesidades muy distintas, por lo que los cursos han abarcado las distintas problemáticas con las que uno se puede encontrar en la búsqueda de un empleo».

Han podido realizar prácticas en entornos laborales reales. Estas las han realizado en servicios municipales, como la Concejalía de Parques y Jardines, pero también en centros como Poncemar, Apandis y la residencia de San Diego. «Ha sido un gran aliciente para ellos. Las prácticas se han podido llevar a cabo gracias al convenio de colaboración suscrito con diferentes ONG y entidades». La intención, dijo, es poner en marcha un nuevo curso para otros doce beneficiarios de Servicios Sociales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos