La Hermandad de Auroros recorrió las calles en la 'Despertá'

Al amanecer. La Hermandad de Auroros por la calle Santiago, tras haber iniciado la 'Despertá' a las puertas de la Colegiata de San Patricio.
Al amanecer. La Hermandad de Auroros por la calle Santiago, tras haber iniciado la 'Despertá' a las puertas de la Colegiata de San Patricio.

P. WALS LORCA

Guitarras, guitarros, campanas y zaramangüel despertaron en la madrugada de ayer a muchos lorquinos de la vieja ciudad. La Hermandad de Auroros protagonizó una vieja costumbre, la 'Despertá', que recorrió los principales templos del casco antiguo hasta llegar al santuario patronal de la Virgen de las Huertas. Antes, recorrieron las alamedas dejando bellísimas estampas mientras los primeros rayos de sol se abrían paso entre las ramas de los frondosos viejos olmos.

La primera aurora sonó en la plaza de España, a los pies de la torre de la colegiata de San Patricio, bajo un cielo aún estrellado. Un farol como única iluminación acompañaba a los auroros por las calles en penumbra. La iglesia de Santiago, la Capilla del Rosario y el templo de San Mateo, recibieron los cánticos, muchos de ellos tomados prestados de Priego de Córdoba y de Águilas. A las puertas de cada uno de los templos se arremolinó el público, que siguió con atención las interpretaciones. Algunos mayores se asomaban a las ventanas y balcones y agradecían la recuperación de la vieja tradición que seguían cada año cuando aún eran muy niños. El último tránsito antes de amenizar la primera misa en honor a la patrona fue en el atrio del convento ante numerosos devotos.

Fotos

Vídeos