El ghanés que mordió a dos policías rompe a patadas la pared del calabozo

El detenido sufrió un brote psicótico que precisó la intervención de 10 agentes para reducirlo, mientras esperaba la decisión del juez

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

El ghanés que mordió el pasado lunes a dos agentes de la Policía Local cuando le sorprendieron adentrándose en una vivienda de la alameda de Ramón y Cajal, presuntamente con intención de robar en ella, rompió anteayer a patadas una de las paredes de los calabozos de los juzgados mientras esperaba la decisión del juez. Poco antes, el individuo, de 22 años, que reside en España desde hace seis, había prestado declaración ante la magistrada del Juzgado número 6, en la calle Padre Morote.

Tras ser conducido al calabozo, mientras decidía la juez en qué situación quedaba el detenido, sufrió un brote psicótico. Comenzó a dar golpes con las manos y los pies a las paredes hasta el punto de que rompió una de ellas. Los agentes que le custodiaban tuvieron que pedir refuerzos para lograr reducirle, lo que consiguieron con ayuda de diez efectivos del Cuerpo Nacional de Policía. Poco después, se solicitaba la presencia de atención médica que llegó en una ambulancia del 112 y que logró tranquilizar al detenido. Los facultativos determinaron que precisaba de cuidados más específicos en el servicio de urgencias del Hospital General Universitario Rafael Méndez, por lo que fue trasladado hasta ese centro.

Horas después, era conducido a la unidad de psiquiatría de La Arrixaca, donde quedó ingresado. Su situación está pendiente de un informe médico sobre su estado de salud. Este es el segundo altercando que protagoniza el joven que el lunes por la tarde agredió a los dos agentes que le sorprendieron presuntamente cuando intentaba robar en un chalé de las alamedas.

Los facultativos del Rafael Méndez le enviaron a Psiquiatría de La Arrixaca

Entonces, se abalanzó sobre ellos dándoles patadas, puñetazos, mordiscos y varios golpes en la cabeza con un trozo puntiagudo de palmera. Finalmente, pudieron reducirlo con la ayuda de varias patrullas de la Policía Local que acudieron al lugar para conseguir reducirlo. Los policías tuvieron que ser atendidos de las distintas heridas que presentaban en el Rafael Méndez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos