Las fiestas de San Clemente aspiran a lograr la declaración de interés turístico nacional

Una comisión trabaja ya en los argumentos que se expondrán para solicitar la proclamación en el año 2019

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Las fiestas de San Clemente, de moros, cristianos y judíos, podrían ser declaradas de interés turístico nacional en 2019. Ayer se anunció la puesta en marcha de una comisión de trabajo con el objetivo de iniciar todo el proceso, que tendrá su punto culminante el próximo año en que los visitantes de las celebraciones deberán superar en número a la población actual de Lorca. Ese es uno de los principales requisitos que se solicitan para lograr la proclamación, pero no el único, ya que también tienen que estar arraigadas y celebrarse desde hace más de treinta años de forma ininterrumpida en un mismo espacio de tiempo, «algo que sucede», afirmó el presidente de la Federación San Clemente, Luis Torres del Alcázar.

La mesa de trabajo para lograr el propósito contará con representantes de la Federación San Clemente y de las concejalías de Turismo y de la de Cultura. «Vamos a trabajar de forma conjunta para potenciar y promocionar las fiestas en honor a nuestro patrón, San Clemente. Para ello, ya hemos tenido contactos con algunas entidades y estamos realizando campañas publicitarias en distintos medios de comunicación a nivel nacional, ya que es uno de los requisitos que se exigen, junto a la aparición de artículos o reportajes tanto en prensa escrita como en audiovisual», detalló el edil de Turismo, Francisco Félix Montiel Sánchez.

Otro de los preceptos a cumplir es que las fiestas estén declaradas más de cinco años como de interés turístico regional. «Sucede -dijo el edil de Cultura, Agustín Llamas Gómez- desde 1995, como también se llevan a cabo desde hace más de treinta años en un mismo escenario, lo que presupone su arraigo, que también es de obligado cumplimiento».

Torres del Alcázar destaca la singularidad de la convivencia entre las tres culturas medievales

A favor también está la «peculiaridad» de las celebraciones. El presidente de la Federación San Clemente señaló que «me atrevo a decir que es la única fiesta que tiene incluidos a los judíos. Para no mentir, diré que hay una ciudad que tiene un grupo judío, aunque lo tiene integrado dentro de los de origen musulmán. En Lorca, las tres culturas están representadas en igualdad desde 2007».

Torres del Alcázar insistió en que las celebraciones han pretendido en todo momento «equiparar a las tres culturas medievales existentes en la ciudad y convertir las fiestas en una convivencia entre ellas». El concejal de Turismo apostilló que «Lorca es una de las pocas ciudades que tiene tres monumentos que representan a las tres culturas: musulmanes, cristianos y judíos, como es el palacio califal del santuario de la Virgen de las Huertas, una sinagoga única sobre todo por su aspecto religioso y la colegiata de San Patricio, que se construyó en honor al patrón de Irlanda tras ganar las tropas lorquinas la Batalla de los Alporchones».

La consideración de las fiestas de carácter nacional acarreará una marca, lo que llevará a un mayor interés por parte de los turistas. «No cabe dudas que abre muchas puertas. La principal, que se convierte en un foco de atracción para determinados visitantes que acuden a celebraciones con una catalogación», concluyó Luis Torres del Alcázar.

Subida al castillo

Mientras, las celebraciones continúan su programa que esta noche incluye la tradicional subida al castillo para celebrar mañana la festividad de San Clemente. A las 20.30 horas habrá un pasacalles y, media hora después, el milagro de la cruz en la plaza de la Estrella. La subida de las antorchas será a las 21.30 horas desde el barrio de San Cristóbal hasta Santa María y desde allí a la alcazaba. La Policía Local establecerá normas especiales de circulación mañana jueves con motivo de la subida al castillo.

El acceso de vehículos al recinto fortificado deberá realizarse obligatoriamente por la carretera de La Parroquia (RM-701) y la circunvalación norte del castillo. Mientras que la bajada será por el camino que discurre desde el paraje de Los Pilones hasta el barrio de San José.

El tramo que discurre por la ladera más próxima a la ciudad permanecerá totalmente cortado al tráfico rodado, ya que esta carretera se destinará al tránsito peatonal. La concejal de Seguridad Ciudadana, Belén Pérez, afirmó ayer que la Policía Local mantendrá un servicio especial de vigilancia e información en la zona del castillo.

Temas

Lorca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos