La demolición de dos garajes y una casa permitirá crear un jardín en Santiago

Construcciones adosadas a la iglesia de Santiago que serán demolidas para construir una zona verde en el casco antiguo./Paco Alonso / AGM
Construcciones adosadas a la iglesia de Santiago que serán demolidas para construir una zona verde en el casco antiguo. / Paco Alonso / AGM

Será el primer espacio verde que se levante en el casco antiguo con el objetivo de hacerlo «más habitable» y evitar que pierda habitantes

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Tres construcciones adosadas a la iglesia de Santiago se demolerán en los próximos días para dejar espacio para un nuevo jardín. Se trata de dos garajes y una casa que hace algún tiempo acogió el ropero de Cáritas. La intención es que en el solar vacío se construya un espacio verde que permitirá contemplar los muros exteriores del templo.

Será, dijo el alcalde, Fulgencio Gil Jódar, el primer parque que se configura en el conjunto histórico artístico, aunque no el único. «Nuestra intención es poder ir dotando de más espacios verdes el casco antiguo, aunque conlleva muchas dificultades porque hay muy pocos espacios vacíos donde se pueda actuar».

El nuevo parque se situará en la calle Villaescusa, frente al palacio que da nombre a esta vía y que acaba de ser restaurado de los daños que sufrió como consecuencia de los terremotos de mayo de 2011. El inmueble, tras la mudanza de los servicios de Estadística, Turismo, Obras y Contratación, se prevé que reciba cada día en torno a 200 visitas.

Con la incorporación de este nuevo espacio verde al conjunto histórico artístico se pretende, según Gil Jódar, dotar a la zona de lugares más habitables para los vecinos que residen en el centro. Los parques más cercanos al recinto histórico son el del Pediatra Diego Pallarés Cachá, junto a la plaza de toros de Sutullena, y el de La Peñica, al otro lado del cauce del río Guadalentín, en el barrio de San Cristóbal.

El máximo mandatario de la ciudad no descartó que nuevos espacios de estas características se vayan sumando. «Sería deseable poder configurar un espacio en torno a la iglesia de Santiago, pero es un tanto difícil. Hemos empezado con estos tres solares que quedarán vacíos tras la demolición de las construcciones que los ocupan y, poco a poco, iremos intentando conseguir nuevos emplazamientos que adecuar al uso de los más pequeños».

No son jardines, pero sí cumplen en parte el propósito de estos en cuanto a posibilitar el juego de los niños que viven en el recinto histórico. Se trata de las plazas. Pequeños espacios repletos de encanto que salpican la vieja ciudad. La de mayor tamaño es la de España, rodeada de edificios históricos, pero hay muchas otras que también podrían ser acondicionados al uso de los niños. La de Simón Mellado, que preside una estatua del guitarrista lorquino Narciso Yepes, en la calle Cava; la de Coros y Danzas de Lorca, frente al Conservatorio de Música, en la calle Zapatería, y a pocos metros otra, en la calle Abad de los Arcos.

Los antiguos depósitos de agua del barrio de Santa María iban a acoger el gran 'pulmón verde' del casco antiguo. El proyecto estaba incluido en los fondos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (Edusi). Una de las exigencias para conseguir estas ayudas era promover espacios verdes, por lo que esta fue incluida, pero finalmente el dinero no se destinó a la ciudad.

Las nuevas remodelaciones en el barrio de San Juan han incrementado las zonas verdes y de descanso, pero sigue faltando un gran jardín con abundante arboleda, lo que se pretendía en Santa María.

La iniciativa también contemplaba la adquisición de una hilera de construcciones en ruina junto a la iglesia de Santiago para ser demolidas y crear en el lugar un parque. Esta actuación será la que se acometa en los próximos días, aunque no con fondos europeos. Las mejoras en el conjunto histórico, recalcó Gil Jódar, pretenden «hacer más habitable la zona y lograr su revitalización y que se incremente el número de vecinos que residen en él».

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos