Cruzada contra los orines de perros

El perro de una mujer orina mientras pasea a las puertas de un establecimiento de hostelería de la calle Nogalte./Sonia M. Lario / AGM
El perro de una mujer orina mientras pasea a las puertas de un establecimiento de hostelería de la calle Nogalte. / Sonia M. Lario / AGM

PSOE y PP aúnan esfuerzos para acabar con estas malas prácticas que afectan a la convivencia. De las 32 denuncias por infracciones a la limpieza viaria en los últimos días, dos han sido por orinar en la calle y cuatro por no recoger los excrementos de animales de compañía

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Los vecinos del casco antiguo de la ciudad han dicho «¡ya basta, se acabó!». Están hartos de que sus calles huelan a orines y de encontrarse excrementos de perros a todas horas. La situación afecta a la convivencia y, antes de que vaya a más, PSOE y PP aúnan esfuerzos para acabar con estas malas prácticas que pueden dañar las relaciones vecinales. El año se ha iniciado con lo que parece ser una cruzada contra los pipís y los excrementos de perros, pero que también se ampliará a los que orinan, escupen o tiran colillas y chicles al suelo.

Calles como Martín Piñero, a espaldas del Ayuntamiento; Fernando V; Zorrilla; Echegaray; Padre Azor; Padre Morote; Colmenarico, la Plaza del Negrito... son zonas habituales en las que, a primera hora de la mañana y al caer el sol, se puede ver a personas que pasean a sus animales de compañía. Muchos, la mayoría, recogen los excrementos de sus perros, pero hay otros que no lo hacen. «Lo curioso es que sabémos dónde viven. Muchas veces tengo la tentación de recoger las cacas de sus perros y llevárselas a las puertas de sus casas», afirma indignado Juan José Pérez.

En retirar los orines de las paredes de la fachada de su edificio gasta cada semana María Dolores García cinco litros de lejía. «El olor es horroroso y cuando llega el verano no solo se deja sentir en el ambiente, sino que acuden pulgas. Tengo dos nietos a los que les gusta jugar a la pelota en la calle y me da miedo que puedan picarles, por lo que cada día bajo y echo lejía en los orines. Se ha convertido en una práctica habitual. No tengo perro, pero con este panorama, menos ganas tengo».

Las multas por no retirar los excrementos de animales de la vía pública son de 150 euros

Su marido, Javier Perán, ha llegado a tener algún encontronazo con los dueños de algunos perros que habían dejado sus excrementos en la calle. «A uno le dije que se había dejado las cacas de su perro y por poco me pega. Lo único que quiero es poder entrar en mi casa sin tener que ir saltando las mierdas que me han dejado porque hay personas incívicas».

En los últimos días se han cursado 32 denuncias por infracciones a la limpieza viaria. De ellas, dos han sido por orinar en la calle y cuatro por no recoger los excrementos de animales de compañía de la calle. Las penalizaciones son de 150 euros por esta última acción, como explica la concejal de Seguridad Ciudadana, María Belén Pérez Martínez, quien recuerda que la ordenanza para la protección de la convivencia ciudadana «pretende fomentar las buenas prácticas de vecindad para que Lorca sea una ciudad mejor para todos sus moradores, especialmente en el cuidado y respeto por los espacios públicos de los que todos nos beneficiamos».

La edil también apunta que determinadas acciones «han disminuido» fruto de la «concienciación ciudadana y de las labores preventivas de la Policía Local». Desde el PSOE se propone incluso una modificación de la ordenanza de tenencia de animales para contemplar la «obligación» de limpiar o diluir los orines de la vía pública de los animales de compañía. La concejal socialista María Antonia García Jiménez, quiere que se amplíen las campañas de concienciación, «que se apliquen sanciones a los usuarios que no cumplan la normativa» y que se repartan 'botellines contra orines'. La edil asegura que «se trata de una de las quejas ciudadanas más generalizadas» y que «degrada» la imagen de la ciudad. «Las farolas, papeleras, bancos y hasta los carteles informativos están destrozados por los orines de los perros, por lo que proponemos que a los dueños se les obligue a «limpiar o diluirlos», señala.

El edil delegado de Limusa, el popular Juan Francisco Martínez Carrasco, va más lejos y pretende inicar una campaña informativa para que todos conozcan sus derechos y sus deberes. «Vamos a llevar a cabo una campaña de concienciación ciudadana para mejorar este tipo de actitudes. Los hosteleros tienen que saber cuándo sacar sus residuos, como también los comerciantes y los vecinos deberán cumplir los horarios. Vamos a informar, pero también se va a multar a quien no cumpla con las ordenanzas de convivencia». Todo ello, coincidirá con «nuevas actuaciones en materia de limpieza y la adquisición de maquinaria precisa», argumentó Martínez.

Más

Temas

Lorca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos