La construcción retoma la obra nueva tras años dedicada a la reedificación

La proliferación de grúas y carteles de futuras promociones, tanto en la ciudad como en las pedanías, constata un repunte en el sector

PILAR WALSLORCA

Una promoción de doce viviendas en la calle Xiquena, en el barrio de San Cristóbal; ocho casas en Puntas de Calnegre; dos promociones de dieciocho y seis viviendas en la calle Nogalte; dos más en La Hoya; veinticinco en Jerónimo Santa Fe; y casi una treintena en la antigua gasolinera Gálvez, son datos indicativos de que la construcción de obra nueva retoma la actividad tras años únicamente dedicada a la reedificación y restauración de edificios afectados por los terremotos de mayo de 2011.

Las cifras han sido aportadas a 'La Verdad' por el Área de Urbanismo, cuya responsable, la concejal María Saturnina Martínez Pérez, asegura que «durante los últimos meses se observa un mayor interés por nuevas promociones de vivienda». Y se constata «en la presentación de varios proyectos de viviendas plurifamiliares, la finalización de algunos trámites de planeamiento vigente necesarios para urbanizar y comenzar la construcción de algunos bloques y la redacción de otros proyectos».

A esta actividad, argumenta, está contribuyendo que la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, Sareb, y algunas entidades de crédito han vendido suelo a operadores urbanísticos y a empresarios del municipio. «Todo ello, animado por la demanda de nuevas viviendas tras años donde prácticamente la actividad promotora y constructora ha estado centrada en la reconstrucción de viviendas afectadas por el terremoto». Esta situación de reactivación del sector, indicó, «que ya se estaba dejando notar en ciudades de gran población como Madrid y Barcelona, no se había detectado aún en Lorca».

Desde 2006, el número de licencias fuera del terremoto no superaba las 90 unidades anuales

Últimas licencias del seísmo

Conjuntamente con esta actividad, el Área de Urbanismo se encuentra inmersa en procurar conceder las dos últimas licencias de viviendas plurifamiliares del terremoto. Se trata de ocho casas en la avenida de Portugal y treinta y dos más en el edificio de Los Almendros en la avenida de las Fuerzas Armadas. «Con esto tendríamos concluidas la totalidad de licencias de reconstrucción derivadas del terremoto». La edil de Urbanismo señala que «este renacer de la construcción» contribuirá a ayudar a resolver problemas de desempleo y a generar riqueza en un sector que a principios de la década pasada era muy potente y donde en el año 2006 se llegaron a otorgar licencias para construir 2.000 viviendas. «Desde el año 2009, el número de licencias fuera del terremoto no superaban las 90», concluye.

Temas

Lorca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos