El colofón, con la iglesia de San Juan

Recreación virtual de cómo quedará el interior de la iglesia de San Juan tras las obras de restauración que se van a acometer. / La Verdad

El templo de Santa María está en la recta final de su recuperación y San Pedro en el inicio El Ayuntamiento busca financiación a través del Ministerio de Fomento y con una aportación de sus propios fondos

ANTONIO SORIANOLORCA

Los planes para la restauración de las tres iglesias altas de la ciudad, a raíz de los daños producidos por los terremotos de mayo de 2011, culminan en lo que atañe a la redacción del último de los proyectos, que corresponde a la iglesia de San Juan. En las otras dos, Santa María y San Pedro, ya se trabaja. Ahora, de acuerdo con los diseños técnicos del arquitecto Francisco Jurado, la recuperación y puesta en valor del templo sanjuanista, el que en principio ofrecía una mejor conservación, llega a la fase de arrancar en busca de la financiación necesaria.

El concejal de Cultura, Agustín Llamas Gómez, ha aprovechado los festejos feriales para mostrar las líneas generales del proyecto y, al mismo tiempo, anticipar las gestiones que ya se realizan para obtener los fondos necesarios con los que hacer frente a unas obras para las que se necesitará una inversión de al menos millón y medio de euros.

1,5
millones de euros costará la recuperación de la iglesia de San Juan, cerrada desde hace años.
25%
del coste total será financiado por el Ayuntamiento y el resto se espera conseguir del Ministerio de Fomento.

Llamas anunció que «este proyecto lo vamos a presentar a la convocatoria del Ministerio de Fomento para el reparto del uno por ciento cultural. No será fácil obtener por ahí la financiación porque el presupuesto general de ese programa es de unos 50 millones de euros y calculamos que estarán en torno al millar los proyectos de recuperación patrimonial que concurren de toda España. Si lo conseguimos, la aportación municipal será del 25 por ciento repartido en dos anualidades (2018 y 2019)».

El concejal, que remarca el interés que tiene el Ayuntamiento en que culmine la recuperación de las iglesias altas, afirma que, «en el caso de que no sea seleccionado nuestro proyecto por Fomento, trabajaremos para conseguir el dinero de otras fuentes. El objetivo es conseguirlo».

Para uso cultural

El proyecto que se quiere llevar a cabo en San Juan consiste, en líneas generales en la conservación de los elementos primitivos existentes todavía, la cubrición y cierre de todos los espacios y el acondicionamiento interior para un uso relacionado con actividades socioculturales.

En este sentido, el arquitecto Jurado establece en su proyecto una clara diferenciación entre lo que se pretende conservar y la nueva construcción que se superpone para proteger aquellos y completar los volúmenes y espacios perdidos.

A nivel estructural, se llevará a cabo la consolidación y refuerzo de fábricas y restos de bóvedas y se colocará una estructura de madera laminada y tablero fenólico, para continuar con el orden de elementos tales como arcos fajones y bóvedas ya desaparecidos, de modo que la propia estructura va conformando los espacios de la misma geometría que los originales.

En el exterior se colocará una ligera cubierta de zinc sobre la madera, permitiendo percibir claramente la planta de cruz latina abovedada que enmarca la centralidad de la cúpula decorada. Se abrirán los ocho huecos posibles en el tambor de la cúpula, con lo que se refuerza la simetría interior, reparte homogéneamente la iluminación y permite admirar las bellas decoraciones interiores una vez restauradas.

Cambio en la entrada

Una de las modificaciones que se incluyen en este proyecto es el cambio en la entrada al templo. El actual acceso está peligrosamente cercano a la carretera del castillo, por lo que, para eliminar los riesgos de los visitantes, la entrada se trasladará a la plataforma norte, cuyo nivel hay que rebajar hasta la cota del interior. Ahí se abrirá una puerta, creando un vestíbulo y regularizando los volúmenes exteriores de modo que se accederá al templo por el arco enfrentado a la actual puerta principal. Lo que era la antigua sacristía está previsto adaptarla para los aseos y espacios administrativos en dos niveles.

También se acristalará el gran arco ahora tapiado a los pies del templo, que introducirá una luz matizada en el interior. Los elementos antiguos quedarán remarcados por la neutralidad de aquellos de nueva construcción. Este proyecto supone un paso más en el plan de regeneración de la zona en la que se han hecho mejoras.

Más

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos