El Camino Marín contará con aceras para dar seguridad a los peatones

La zona registra un aumento del tránsito tras la implantación en el lugar de la Comisaría, el centro de salud y la Escuela de Música y Artes Plásticas

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

La seguridad de los peatones es el principal objetivo de las obras que se están ejecutando en el Camino Marín y que ayer fueron supervisadas por la directora general de Ordenación del Territorio, Arquitectura y Vivienda, Laura Sandoval, y el concejal de Fomento e Infraestructuras, Ángel Ramón Meca Ruzafa. Esta vía es utilizada cada día por cientos de personas que se desplazan hasta el cercano Centro de Salud de Sutullena, la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, el centro de salud mental, la escuela infantil municipal y la Escuela de Música y Artes Plásticas. La falta de espacios destinados a los peatones obligaba a estos a transitar por la calzada, «con el consiguiente riesgo», como reconoció ayer el edil Ángel Meca, quien explicó que, ante la carencia de aceras, hace algún tiempo «creamos un sobreancho para protegerlos de los vehículos».

Las obras llevarán consigo no solo la creación de espacios amplios para el peatón, sino también la renovación de toda la iluminación y la creación de un nuevo vial que unirá la Alameda de Cervantes con el Camino Marín. La actuación cuenta con un presupuesto de licitación de 368.000 euros que financiará el Gobierno regional. Aunque el plazo de ejecución está fijado en nueve meses, el edil de Fomento señaló que «probablemente» estarán concluidas antes de que finalice el año.

La renovación de toda la zona también permitirá la creación de nuevos espacios de aparcamiento en batería. Se calcula, según el edil de Fomento, que en torno a medio centenar. «El objetivo principal de las obras es el peatón. Se trata de un camino que no cuenta con aceras, lo que hacía muy difícil el tránsito por la zona. Además, con un flujo constante de personas porque en los últimos años en este lugar se han implantado numerosos servicios públicos. Pero también se ha procurado mejorar la calzada para los vehículos y renovar servicios como el del alumbrado público», añadió.

También se creará un nuevo vial que conectará con la Alameda de Cervantes

Este último aún está adosado a postes de madera que serán eliminados y sustituidos por luminarias tipo led. Igualmente, se procederá -según reconoció la directora general de Ordenación del Territorio, Arquitectura y Vivienda- a la canalización de la telefonía, así como al soterramiento de las líneas de baja tensión. Se completarán las obras con la instalación de una red de riego automatizada para la jardinería que se pretende situar en la zona. Entre la Alameda de Cervantes y el Camino Marín se «ejecutará un nuevo vial de evacuación», dijo Sandoval, quien detalló que también se va a mejorar el equipamiento urbano y de servicio. «Se va a entubar el canal de pluviales que presta cobertura a los vecinos de la calle María Agustina y se instalará una tubería para la evacuación de aguas pluviales de la calle Carlos María Barberán», concluyó.

Temas

Lorca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos