El camarín y parte de la torre de Santa María podrán visitarse tras su restauración

Vista general de la nave de la iglesia de Santa María con las cerchas de madera ya colocadas y el cuarto pilar de acero./Paco Alonso / AGM
Vista general de la nave de la iglesia de Santa María con las cerchas de madera ya colocadas y el cuarto pilar de acero. / Paco Alonso / AGM

La colocación de las cerchas de madera y del cuarto pilar permitirán en los próximos días iniciar la colocación de la techumbre al templo

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

La iglesia de Santa María, aún en su estado actual, «es una auténtica belleza». El alcalde, Fulgencio Gil Jódar, no pudo ayer evitar maravillarse al contemplar el monumento, que se encuentra en el ecuador de las obras de rehabilitación. Junto al concejal de Cultura, Agustín Llamas Gómez, supervisó los trabajos que se llevan a cabo en el templo y que están siendo financiados por el Ministerio de Fomento. La instalación de las cerchas es un auténtico espectáculo, ya que los trabajos se llevan a cabo con una grúa de grandes dimensiones y los técnicos trabajan casi en vertical. «Estamos culminando las obras más delicadas», dijo el arquitecto director de las obras, Santiago Pastor. Añadió que «se ha estabilizado la torre campanario y se ha colocado el cuarto pilar que irá forrado cilíndricamente con acero corten». El camarín y parte de la torre podrán visitarse tras la rehabilitación.

Los materiales utilizados, afirmó el director de las obras, pretenden que se «distinga lo antiguo de lo que se ha reconstruido. Son los criterios científicos autorizados y que están en vigor. De esta manera se evitan los falsos históricos que pueden llevar a dudas». En unos días se iniciará la techumbre, después de la colocación de las cerchas. La cubierta irá a dos aguas y será ligera. «Pesará unas cuatro toneladas. Sobre las cerchas irá un tablero 'sandwich' y las tejas», detalló.

Fábricas muy degradadas

No ha sido posible reconstruir el cuarto pilar ya que los materiales habían desaparecido o estaban muy degradados. «La estructura del edificio estaba en un estado lamentable. Las fábricas estaban muy deterioradas, pero además faltaban materiales». Una vez se recupere la techumbre, la clave no volverá al recinto. «No pretendemos hacer un ejercicio de anastasilosis [término arqueológico que designa la técnica de reconstrucción de un monumento en ruinas gracias al estudio metódico del ajuste de los diferentes elementos que componen su arquitectura]. La clave continuará en el museo», señaló el arquitecto. El edil de Cultura añadió que «está depositada en el Arqueológico, y la intención es restaurarla y ponerla en valor junto a otras colecciones de piedra, como los escudos heráldicos. Se buscará el mejor espacio para exhibirlas».

El edil quiso llamar la atención sobre el trabajo que se está realizando. «Se está recuperando algo tan perseguido tanto tiempo por los lorquinos como es la rehabilitación y puesta en valor de los templos de las iglesias altas, Santa María, San Pedro y San Juan, que podrán visitarse. Pero no solo eso, ya que las actuaciones llevan consigo la regeneración de la zona más inmediata, como es el caso de la iglesia de Santa María en que se actuará en el atrio que se convertirá en un gran mirador desde el que se divisa toda la ciudad», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos