Los bronces de San Patricio se dejaron sentir durante el desfile

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Las campanas de la colegial de San Patricio repicaron ayer durante la salida y la recogida de la procesión del Corpus Christi. El toque de los 'bronces' llevó a muchos a alzar la vista hasta el viejo reloj. Este gesto ha permanecido casi en el olvido durante largo tiempo -casi seis años- en que sus agujas siempre marcaban la misma hora, las doce y veinte.

En ese preciso instante, pasada la madrugada del día del terremoto, se paró su maquinaria. Y, aunque ya lleva algunos meses en funcionamiento, los lorquinos no logran aún realizar ese ademán de echar la vista hasta lo más alto de forma instintiva. Las campanas de la colegiata se sumaron el viernes al tradicional anuncio de la procesión. Así, ministriles y clarineros interpretaron el 'Toque de Cabildos' y el 'Himno de los Ministriles' para anunciar el Corpus Christi, una tradición musical del siglo XVIII.

Una a una, torres, campanarios y espadañas han recuperado su sonido, a excepción del santuario patronal, que sigue mudo. Aún se recuerda el volteo de 'Juanita', la campana de las Clarisas que rompió el silencio de la ciudad dos meses después del terremoto. A ella, se sumo 'San Pedro', que se dejó sentir en el casco antiguo desde San Francisco poco después.

Temas

Lorca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos