Los barrios altos estrenan mirador con vistas al recinto histórico

El nuevo mirador cuenta con una gran plaza desde la que se puede contemplar una vista panorámica de toda la ciudad./Paco Alonso / AGM
El nuevo mirador cuenta con una gran plaza desde la que se puede contemplar una vista panorámica de toda la ciudad. / Paco Alonso / AGM

Alumnos del programa de empleo juvenil se han encargado de la transformación de un enclave deteriorado en una moderna plaza

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Unas espectaculares vistas de toda la ciudad, pero especialmente del recinto histórico, se pueden contemplar desde el nuevo mirador del barrio de Santa María. Los alumnos beneficiarios de los programas de empleo de Garantía Juvenil 'Entre barrios' han logrado transformar un enclave deteriorado de la calle Rincón de Bautista en una moderna plaza desde la que divisar todo el horizonte. Ayer se mostraban orgullosos de haber contribuido a la recuperación de este espacio. Para muchos, era impensable que poco después de apuntarse al taller de urbanización pudieran lograr una obra de esta envergadura.

La concejal de Desarrollo Local y Empleo, Sandra Martínez Navarro, supervisó ayer las obras de mejora ejecutadas. Recordó que el compromiso del ejecutivo local fue la modernización y mejora del perímetro urbano de los barrios altos, algo que «es palpable, especialmente durante los últimos años», indicó.

La consecución de la Iniciativa Urbana (Plan Urban), años atrás, supuso el pistoletazo de salida. Más tarde, llegaron otros programas que permitieron iniciar la transformación de cada calle y plaza de diferentes zonas. «Los lorquinos que residen en estas zonas de la ciudad tienen ahora un entorno urbano más estético, moderno y dotado de las infraestructuras de comunicaciones y servicios de las que con anterioridad adolecían», explicó.

A pocos metros avanza la recuperación de las iglesias de Santa María y San Pedro

La línea de trabajo que se sigue incluye el desarrollo de programas sociales, de mejora del entorno y educativos, lo que constituye un impulso necesario para que esta zona potencie su calidad urbana y está logrando recuperar auténticas joyas de nuestro patrimonio histórico como es el caso de las iglesias de San Roque, Santa María y San Pedro, entre otros enclaves de notoria relevancia, argumentó la edil de Desarrollo Local y Empleo.

Casi un centenar de calles de los barrios altos han sido transformadas en los últimos años. Las remodelaciones han permitido la creación de nuevos espacios verdes donde árboles, arbustos y flores ocupan un lugar principal. Pequeñas plazas que invitan al descanso y que se han convertido en 'atalayas' desde las que contemplar magníficas vistas de distintos enclaves del recinto histórico, como ocurre en el barrio de San Juan.

La intervención realizada en Santa María se ha acometido sobre un espacio de unos 250 metros cuadrados en los que se ha colocado adoquín envejecido, se han repuesto los alcorques de los árboles y renovado la iluminación que ahora es de tecnología led. Se han colocado 16 metros de barandilla y nuevo mobiliario urbano, compuesto por bancos de madera y forja. La inversión en materiales ha sido de unos seis mil euros. El nuevo mirador se sitúa muy cerca de las iglesias de San Pedro y Santa María que están en fase de recuperación.

Temas

Lorca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos