Una avería en una línea subterránea deja a oscuras, durante dos horas, a 2.500 viviendas

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Al filo de la madrugada de ayer, miércoles, se produjo una avería en la línea subterránea eléctrica que atraviesa la avenida de Juan Carlos I, lo que provocó la interrupción del servicio en 2.500 hogares del centro de la ciudad. En pocos minutos, según fuentes de la compañía Iberdrola, se recuperó la mitad del servicio, para completarse en su totalidad dos horas después.

Parte de la ciudad se quedó a oscuras mientras muchos vecinos se echaban a la calle o se asomaban por ventanas y balcones para saber qué sucedía. Tras varias maniobras de reenganche se logró aislar la avería y poco a poco se fue recobrando el servicio. En algunas de las zonas se vio afectado también el alumbrado público, por lo que parte del casco antiguo de la ciudad también sufrió el apagón. Las maniobras de reenganche en transformadores como el de la calle Echegaray provocaron ruidos poco habituales que en el silencio de la noche fueron confundidos por algunos vecinos con pequeñas explosiones. La compañía negó ayer que hubiera ocurrido cualquier circunstancia de este tipo.

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos