IU advierte de que la única planta de tratamiento de purines podría cerrar a final de año

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

El Grupo Municipal de Izquierda Unida-Verdes advirtió el pasado viernes de que la única planta de tratamiento y cogeneración de purines que funciona en el municipio podría cerrar a finales de año. Así lo aseguró la concejal Gloria Martín, que criticó la orden por la que el Gobierno redujo la vida útil de estas infraestructuras de 25 a 15 años.

«En el caso de la del Hinojar, que da empleo a ocho trabajadores, este plazo se cumple el 31 de diciembre, por lo que se verá obligada a cerrar a pesar de haber permanecido inactiva durante tres años», explicó. La edil planteó que el cierre de estas instalaciones supondría «un problema ambiental de enormes dimensiones», ya que su cometido es tratar residuos que actualmente «se están vertiendo en el campo, con la posible filtración al subsuelo y contaminación de acuíferos».

Pero esta no es la única amenaza que se cierne sobre esa instalación, apuntó Martín, ya que entre las muchas dificultades de la planta está la obtención de purines «porque los ganaderos están haciendo un uso mínimo de la misma». La edil pidió la mediación del Ayuntamiento para que los residuos orgánicos de cerdo vayan a esa planta.

Fotos

Vídeos