La Verdad

El parque Pallarés Cachá estará seis meses cerrado para reparar todos los daños

  • Las obras, con un coste de 380.000 euros, se iniciarán en septiembre y servirán para acometer una renovación integral en el área recreativa

Las constantes quejas de los padres de los usuarios del parque infantil Pediatra Diego Pallarés Cachá han logrado que se anuncie un proyecto que pretende la remodelación integral del espacio que se sitúa junto a la plaza de toros de Sutullena. La concejal de Obras, Eulalia Ibarra, anunció ayer el cierre en septiembre próximo para acometer los trabajos que tendrán un plazo de seis meses y una inversión de 380.000 euros. «La remodelación va a ser total. En septiembre, cuando ya entra el frío y hay menos visitantes, se iniciarán las obras», dijo.

El Ayuntamiento actuará en los 8.340 metros cuadrados de superficie con que cuenta la infraestructura. Entre las principales obras está, según señaló Ibarra, el adoquinado de todas las calles principales del parque «para evitar de esta manera los inconvenientes ocasionados a los usuarios del parque los días de lluvia y de viento». Además, se renovará todo el mobiliario, colocando cuarenta bancos y cuatro mesas de picnic y tres fuentes bebederos. La red de pluviales también se cambiará por completo, incorporando diecinueve imbornales de recogida de agua, evitando así el estancamiento que se producía. Y se remodelarán las siete zonas de juegos que contarán tras las obras con un pavimento de casi dos mil metros cuadrados de césped artificial acolchado de alta calidad.

Las zonas de juegos incluirán veinte nuevos aparatos «con las últimas novedades del mercado en cuanto a equipamiento infantil», destacó la edil de Obras. Las cuarenta luminarias del alumbrado serán sustituidas por otras de bajo consumo. Las actuaciones también abarcarán la zona del lago. Se cambiará su diseño y se transformará en una especie de roncalla con cascadas. La fuente central será sometida a distintas mejoras evitando los cantos vivos que resultaban peligrosos para los niños, agregó Ibarra López.

Adiós a la arena

Desaparece la que es una de las principales atracciones para los usuarios más pequeños del parque. Cada día decenas de niños acuden a este lugar para disfrutar jugando con sus cubos y palas en la arena. Sin embargo, la concejal de Obras aseguró que atiende a razones de higiene. «En estas áreas se introducían animales de compañía que hacían sus necesidades en la tierra. Era muy difícil controlar el acceso de esos animales, por lo que se ha creído prudente retirar la arena». Entre los juegos previstos está un carrusel, balancines caballitos, casita duende, tren con vagones, un tobogán de elefante, una araña, una hormiga, tres balancines dobles, una pirámide trepa y un columpio pitusa mini.